¿Cómo mejorar la productividad laboral a través de la alimentación?

0
616

Incrementar la productividad laboral es un factor que muchos profesionales buscan día a día a través de estrategias como optimización de tiempos, distribución de labores, manejo de agendas entre otras actividades; sin embargo, son pocos los que toman en consideración la buena alimentación que necesitan las personas no solo para rendir adecuadamente sino también para incrementar su productividad y destacar laboralmente.

Según información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) un 20% de los empleados pueden elevar su productividad siguiendo una alimentación saludable que les ayudará a mantener un bienestar físico y mental, elevando su rendimiento laboral.

En ese sentido, APC Corporación, empresa líder en alimentación colectiva, comparte algunos consejos para mejorar la productividad laboral a través de la alimentación:

  • Organizar los horarios de comidas: Lo más recomendable es asignar un horario para cada comida y respetarlo; es decir no caer en la tentación de adelantarlo unos minutos antes o después; esto alteraría el siguiente horario y podría llevarnos a consumir alimentos poco saludables.
  • Cuidar nuestros niveles de glucosa: Debemos recordar que todo alimento que nosotros consumimos, al final se convierte en azúcar, la cual ingresa al cuerpo en forma de glucosa y se encarga de proporcionar a nuestro cerebro la energía necesaria para estar activo. Por ello, se aconseja no suspender comidas o dejar pasar mucho tiempo entre ellas, ya que nuestro cuerpo reacciona realizando un esfuerzo para ahorrar energía generando que el metabolismo se haga más lento.
  • Considerar snacks saludables: Llevar frutos secos o alguna fruta en la cartera ayuda a mantener una alimentación saludable sin agregarle muchas calorías a nuestra dieta. Asimismo, gracias a su valor nutricional, incorporarlos en el menú diario mejorará nuestro rendimiento laboral.
  • Incluir ácidos grasos omega 3 en la dieta semanal: Los alimentos con este contenido ayudan a los trabajadores a mantenerse activos, además de protegerlos de enfermedades cardiovasculares y favorecer el funcionamiento del sistema inmunológico. Los ácidos grasos omega 3 los podemos encontrar en alimentos como la caballa, la leche de soya, las nueces, la linaza, entre otros.
  • Beber agua: Consumir líquido, especialmente agua permite que nuestro cuerpo elimine desechos o toxinas. Asimismo, si el cuerpo recibe la cantidad adecuada de agua, refuerza su sistema inmunológico, evitando desde enfermedades comunes como la gripe hasta más complejas como ataques cardíacos o problemas renales.

Una alimentación adecuada tiene un impacto directo en la actividad cognitiva de cada persona, por ello, si un colaborador consume día a día los nutrientes que su cuerpo necesita, estará en la capacidad de ofrecer un mejor rendimiento laboral, aportando ideas, desarrollando innovadoras estrategias, entre otros.