¿Cómo sé si un producto es natural, orgánico o vegano?

0
367

Cada vez más, las marcas están incorporando el sello vegan, orgánico y natural a distintos tipos de opciones, desde bálsamos hasta máscaras faciales, pasando por bases de maquillaje y labiales. Ello debido a que entienden la necesidad de los consumidores a ser amigables con el medio ambiente.

Mientras que el mercado global de productos veganos para el cuidado personal creció un 150% en tres años, entre el 2015 y el 2018, según estimaciones de BASF, las marcas aumentan la proporción de ingredientes naturales de origen renovable en sus fórmulas.

Ante ello, es necesario poder distinguir un producto de otro pues en la mayoría de casos no está del todo claro sus diferencias.  “Las fórmulas de estos productos, la naturalidad de sus ingredientes y el origen de sus materias primas marcan la diferencia para los consumidores, comenta Alicia Peralta, Responsable del Negocio de Care Chemicals de Basf Peruana.

  • Los cosméticos naturales deben tener materias primas naturales y no pueden contener las de la lista restrictiva: siliconas, conservantes, colorantes artificiales, parabenos, ingredientes de origen animal ni óleo mineral. Deben contener una mayor proporción de materias primas naturales, sin la necesidad de que sean orgánicas.

Las personas con pieles más sensibles y delicadas buscan estos productos naturales con fórmulas más sustentables. Por ejemplo, una loción hidratante vegetal suele contener un emoliente con un índice de vegetalización del 90% y biodegradable, que reemplaza a un óleo mineral y un ingrediente que genera un shock de hidratación derivado de hojas del árbol de Cassia Angustifolia como alternativa al ácido hialurónico.

  • Los productos orgánicos para el cuidado de la piel o el cabello deben contar con un 95% de materias primas orgánicas en relación a la cantidad total de materias primas naturales utilizadas en la formulación.

La cosmética orgánica procede de materias primas que pasaron por un proceso, que incluye métodos respetuosos con la naturaleza y el medio ambiente.

Según un estudio de Euromonitor, el boom de las redes sociales, la difusión “boca en boca” y el aumento del número de personas que sufren alergias han impulsado el movimiento pro-productos naturales y orgánicos.

Los consumidores que buscan productos orgánicos tienen interés en entender el origen de los ingredientes y si la producción de los cosméticos es realmente social y económicamente sustentable. “En BASF, trabajamos con una fitoqueratina de bajo peso molecular, que se deriva de la soya y el arroz” – dijo Peralta.

  • Los cosméticos y productos veganos no tienen ingredientes de origen animal ni pueden ser probados en animales.

Suelen pertenecer a marcas “con propósito” que apoyan al sello “cruelty free” y que no testean en animales ni utilizan derivados de animales, como la leche, la cera de abeja, el colágeno o la gelatina.

Por otra parte, las proteínas de trigo se utilizan generalmente en productos capilares, pero el 6% de la población, es decir, 18 millones de personas, son alérgicos al gluten, siendo necesario evitar este compuesto de reserva proteica.

“BASF cuenta con productos veganos para atender este tipo de consumidor, por ejemplo, tiene proteínas veganas que penetran la fibra capilar y restauran el cabello desde adentro, para otorgar una apariencia más joven” – explica Peralta.

Las soluciones naturales y sustentables son, sin duda, valoradas por una gran parte de consumidores de la industria del cuidado de la piel y el cabello. Por lo tanto, compañías líderes de la industria del cuidado personal, como BASF, trabajan con materias primas básicas, como surfactantes y emolientes, aditivos e ingredientes activos que provienen de recursos renovables, son biodegradables y ecológicos y evitan un impacto ambiental y social negativo.