Aymeric Chauprade : “El Marruecos de hoy es multipolar” Por Ricardo Sánchez-Serra

0
615

ENTREVISTA. A falta de unos días de la celebración del vigésimo aniversario del ascenso del rey Mohammed VI al trono, el geopolitólogo Aymeric Chauprade publica su obra “Geopolítica de un rey”, es entrevistado por la revista au Point Afrique. .

Entre los países de la emergencia africana, Marruecos está en un primer plano. De un reino más percibido como un espacio político, Marruecos se ha trasladado a un espacio económico importante de envergadura que se está integrando ventajosamente en la cadena de valor global en torno a, entre otras cosas, la producción de automóviles y la actividad portuaria, nuevas tecnologías, energías renovables, etc. En el plano político, social y relativo a la sociedad, el reino de Cherifiano emprendió reorganizaciones que le permitieron lidiar de manera diferente la famosa primavera árabe, en la evolución y no en la revolución. En temas de movilidad poblacional, de país de emigración y tránsito hacia Europa, se ha convertido en un área de inmigración con la regularización de un número considerable de migrantes subsaharianos. Frente al islamismo, Marruecos ha desarrollado una estrategia preventiva y represiva que le permitió anticipar actos maliciosos y construir un islam moderado. Tantos elementos hicieron de él un país para escrutar. Esto es lo que hizo Aymeric Chauprade en su obra Geopolítica de un rey. Sobre Marruecos, su situación interna, su posición en África, sus relaciones con Europa y el destino que ha ido construyendo desde el inicio del reinado de Mohammed VI, este geopolitólogo se sinceró Point Afrique.

Le Point Afrique: ¿Por qué optó por este título “Geopolítica de un rey” en lugar de “Geopolítica de Marruecos”?

Aymeric Chauprade: he pisado el suelo de Marruecos, por primera vez en mi vida, hace veinte años, el mismo año de la ascensión del rey Mohammed VI, mientras enseñaba geopolítica, en el marco de la cooperación militar entre Francia y Marruecos. Desde entonces, he seguido de cerca, in situ, pero también en las instituciones europeas en Bruselas, las transformaciones del reino. Es obvio que es todo un pueblo el que logró esta modernización, pero se hizo bajo el impulso y la voluntad constante de un hombre, un rey. La personificación de mi análisis (de ahí el título de este ensayo) es simplemente el vínculo causal entre estas transformaciones y la fuerte legitimidad de un soberano. Si no entendemos esto, no entendemos nada de lo que ha estado sucediendo en Marruecos durante veinte años. Por ejemplo, explico en mi libro por qué las primaveras árabes en algunos países han podido abatir regímenes y en Marruecos, por el contrario, se ha consolidado al soberano en su conexión con la nación.

Los veinte años de reinado del rey Mohammed VI revelaron un Marruecos creativo y ambicioso a nivel político, económico, social y cultural. Sin embargo, sigue existiendo un gran desafío, el de una mejor inclusión de una gran parte de los jóvenes que enfrentan obstáculos en su educación, su formación y en sus oportunidades de trabajo. ¿qué opina de la forma en que se toma esto en consideración por parte del gobierno marroquí, por el rey Mohammed VI?

Siempre analizo la evolución de una sociedad con la mirada del historiador del tiempo largo, no con la miopía del tiempo occidental corto. Nuestro problema, en particular en Europa occidental, es el “cortoplacismo” y la tentación ideológica más que el respeto por lo real. Igual que los niños mimados, queremos todo, y de inmediato, sin darnos cuenta de que cada sociedad tiene su propia elasticidad, ¡eso significa que no cambiamos de país en unos pocos años! Los jóvenes constituyen en Marruecos casi un tercio de la población, alrededor de 11,7 millones de personas. Por supuesto, el desempleo juvenil es masivo, los que trabajan aún tienen salarios demasiado bajos, la cobertura social es demasiado baja … Pero preguntémonos qué es más escandaloso entre el desempleo juvenil un 25% en un país desarrollado como Francia y desempleo juvenil a más del 60% en un país que recientemente ha entrado en la modernización y la globalización.

En mi libro, también me enfoco en las transformaciones que se están llevando a cabo en la capacitación de los jóvenes y demuestro hasta qué punto toda la sociedad marroquí y su élite la se ha movilizado para lograr esta modernización social y económica. Marruecos, al igual que las sociedades europeas, está integrado en la globalización y, por lo tanto, enfrenta el mismo desafío que nuestras sociedades europeas: el riesgo de fractura entre los ganadores de la globalización y los perdedores de la globalización.

La diplomacia religiosa promovida por el rey Mohammed VI que promueve el islam moderado es, sin duda, un dique contra el extremismo y el islam político. ¿Qué iniciativas se deben tomar hoy para fortalecer los resultados, porque, al contrario, los medios financieros desplegados por los países del islam literal (Arabia Saudita, Qatar, etc.) son cada vez más importantes?

Una de las fortalezas del rey de Marruecos es que él es el comendador de los creyentes. Esto agrega a su legitimidad política una legitimidad religiosa que es aún más esencial en la tierra del islam. Afortunadamente, su visión es la de un islam moderado y rechaza las lecturas radicales de la religión de su pueblo, lecturas que hoy hacen mucho daño en todo el mundo. El Instituto Mohammed VI de formación de imames, inaugurado en marzo de 2014 en Rabat, hoy sin duda caracteriza el mejor compromiso doctrinal de la persona del rey a favor del “islam moderado”, contra la propagación de ‘un islam radical’. Hay muchas otras manifestaciones de esta voluntad de las que he abordado en un capítulo dedicado a este tema. Y no es solo un problema financiero, porque lo esencial es que la “mente” reproduzca un discurso fuerte y claro. Es esta falta de claridad en el nivel más alto que a veces falta en algunos países del Golfo.

A nivel social, la Mudawana no ha resuelto todos los problemas de las mujeres. pienso en los derechos de herencia, entre otros. ¿Qué te hace pensar que la dinámica impulsada por el Rey Mohammed VI sigue siendo fuerte por tanto que las fuerzas tradicionalistas y conservadoras trabajan tras bambalinas para frenar esta apertura percibida como demasiado liberal?

Seamos claros, lo que llamamos modernización de la sociedad es solo una forma de occidentalización de ésta, que inevitablemente se contradice a cierta tradición islámica. Sin embargo, la democratización de la sociedad marroquí también permite la expresión de fuerzas contradictorias, algunas tradicionalistas y conservadoras, que pueden basarse en una mayoría electiva. La modernización de la visión del rey resulta ser aún más decisiva en la evolución del país, es fuerte de su legitimidad espiritual indiscutible, que el rey logre, a pesar de estas fuerzas contrarias, empujar a Marruecos hacia la modernidad. Por supuesto, las cosas toman su tiempo dado que las evoluciones no son autoritarias, son el resultado de discusiones, de compromisos democráticos.

Los deslumbrantes logros de las dos décadas del reinado de Mohammed VI sacaron a la luz enormes disparidades económicas y sociales dentro del reino, entre los instruidos y los numerosos analfabetos, lo urbano y lo rural, formados a lo Occidente y otros. ¿Cuáles son los signos emitidos por Marruecos, el rey y el gobierno, que te hacen pensar que este desafío se está planteando?

Primero, una cifra esencial. En quince años, Marruecos ha pasado de una tasa de alfabetización de adultos del 50% a casi el 80%. Una política decidida de lucha contra la pobreza, acceso a la sanidad, programas de apoyo social que acompañan al crecimiento económico han dado sus frutos, incluso si es cierto, y creo que lo corroboro de forma objetiva en mi libro, persisten aún muchos problemas. Debemos entender que no podemos lograr la igualdad entre hombres y mujeres, la libertad religiosa, los derechos de todas las minorías, en unos pocos años. Si respetamos la identidad de una sociedad, también respetamos el tiempo que tarda en evolucionar. Una vez más, lo que importa es el rumbo que se ha tomado, y lo que el Rey quiere es innegablemente la modernidad, pero sin la negación de la identidad islámica del país y de sus tradiciones.

En el campo político y económico, Marruecos bajo el reinado de Mohammed VI reafirmó su dimensión africana, lo que demuestra su deseo de no quedarse encerrado en un mundo exclusivamente árabe. ¿ha sido esta la buena elección?

Marruecos se ha reincorporado a la Unión Africana, es nuevamente lo que siempre ha sido durante su larga historia, una potencia africana, con su extensión sahariana que le une históricamente al África subsahariana. El continente africano tendrá, en 2050, tres africanos menores de veinticinco años, frente a un europeo cercano a los cincuenta. La influencia de Marruecos en África será muy útil para los europeos en su relación con este joven continente, en plena explosión demográfica, y con los desafíos migratorios que conocemos, y que, si continúan sin ser tratados en Europa, conllevarían a un cierre brutal de Europa a su vecindario africano y mediterráneo. Es precisamente porque soy un geopolitólogo lúcido sobre la agravación del choque de civilizaciones que subrayo aquí la importancia de un Marruecos aliado de Europa que enfrenta el doble desafío del radicalismo islámico y la demografía africana.

Socio privilegiado de los Estados Unidos y de Europa, Marruecos es uno de los principales baluartes contra el terrorismo internacional que desmantela regularmente por la eficiencia de sus servicios de inteligencia. Con la importancia que le otorga a la cooperación Sur-Sur, ¿es Marruecos el nuevo poder emergente del mundo?

Durante la guerra fría, Marruecos estaba en el bloque occidental contra los regímenes socialistas, y todavía está pagando el precio en la cuestión del Sahara occidental, encajonado en un legado de la ONU en la actualidad obsoleto. Marruecos es hoy un Marruecos multipolar, cercano a Francia, a Estados Unidos, pero que también mantiene buenas relaciones con Rusia, y discute con Pekín las etapas de las rutas de la seda en el Magreb. Lo vuelvo a repetir, ante todos los desafíos que enfrenta Europa, los desafíos de identitarios, demográficos, climáticos, Marruecos es un socio fiable y estable para Francia y, más allá, para los europeos.

“Geopolítica de un rey”, por Aymeric Chauprade, ediciones Ellipse, 2019

Marruecos en la encrucijada de los retos de la modernidad.

Hay que decir que Europa, África, el mundo se enfrentan a grandes desafíos y que Marruecos, el nuevo líder africano, se encuentra en la encrucijada de todos estos desafíos, migratorios, políticos, religiosos, económicos, y para más precisión, migratorios y demográficos, terroristas y doctrinales, de desarrollo y de justicia.

Si Marruecos mantiene su rango en el concierto de las naciones, es debido a la apuesta de la modernidad que quiso, el rey Mohammed VI, para su país y para su gente desde su ascensión al trono, hace veinte años ya. Esta modernidad ha alimentado y fortalecido la posición estratégica de Marruecos en África y en el mundo.

La modernidad de un Rey ha construido una geopolítica que hace el Reino de cherifiano irrevocable, en la encrucijada de las placas de una tectónica internacional multipolar.

Los retos son mayores y Marruecos ayuda a enfrentarlos:

– la agravación de lo que algunas personas llaman el choque de civilizaciones entre el mundo judeocristiano y el islam, entre los Estados del norte y el sur del Mediterráneo, pero también dentro de las sociedades occidentales en las cuales la cuestión de integración de inmigrantes provenientes de cultura no europea suscita debates cada vez más intensos;

– la relación futura con un continente africano que contará en horizontes del 2050 tres africanos en el apogeo de la vida, menos de veinticinco años, para un europeo cercano a los cincuenta;

– los desafíos del cambio climático con el riesgo de un empeoramiento de los flujos migratorios desde África hacia la Unión Europea;

– el impacto de una globalización americana desafiada por una sino-globalización que se avecina: ¿dónde se sitúan África y Europa en este gran juego?

Sin embargo, en todos estos temas, Marruecos aparece como un socio valioso para Europa. Ya está ayudando a los europeos (especialmente a los franceses y belgas) a lidiar con el doble problema del fundamentalismo islamista, que él mismo logra contener, y la creciente incomprensión del Islam en un Occidente predominantemente cristiano y judío, ateo, liberal.

A través de su gran política africana en pleno apogeo -su regreso a la Unión Africana es su sello distintivo-, Marruecos es y será un valioso intermediario entre Europa y África.