¿Por qué no orinan paradas?… Por: Juan Silva Vidaurre

0
1158

Feministas españolas al borde de la locura, prohibirán que hombres orinen de pie, deben rasurarse las piernas, y evitar decirles “niño” o “niña”

Diversas agrupaciones feministas en España están preparando un proyecto de Ley dirigido a obtener “la igualdad real entre sexos, géneros e identidades sexuales”, en el cual se incluye la eliminación de urinarios, la conversión de los baños públicos en baños unisex, la prohibición de disfrazar a las niñas en carnaval de princesa y a los niños de vaqueros, y prohibir a los hombres orinar de pie, entre muchas otras restricciones.

Pretenden que nos sentemos, como ellas, al orinar, o sea, pasar por el trabajo de encerrarte en un privado, desabotonarte y hacer que el frío del inodoro al contacto de tus nalgas, te haga venir el chorro, parece un exceso, jalado de los pelos, pero hay más sorpresas.

Este grupo de feministas españolas, quiere, además, prohibir el disfraz de Princesa en las niñas, prohíbe los colores rosado y celeste para diferenciarlos. O sea, se acabó el dormitorio rosadito si es niña.

Pero estas chicas, van más allá, quieren ser tan iguales a los hombres, piden tantas cosas de uso masculino, que uno no sabe si el sexo se equivocó con ellas. Igualdad, gritan, pero a la hora de algún problema, también gritan!!! Pero es una mujer¡¡¡ total, en qué quedamos, son iguales, o solo para ciertos temas.

Entre otras cosas, esta nueva ley de identidad de género, se menciona que los pediatras y ginecólogos tienen prohibido anunciar el sexo de los bebés, e incluso referirse a ellos como “niño” o “niña”. La ley prohíbe el color azul y rosa en pañales, biberones y demás utensilios de bebé.

De llevarse a cabo esta ley, en un carnaval las niñas tendrán prohibido vestirse de reina, princesa o cualquier figura aristócrata; mientras los niños tendrán prohibido disfraces como vaqueros, guardias civiles, mosqueteros o legionarios romanos.

Será obligatorio que absolutamente todos los seres humanos, con independencia de su sexo, género o identidad sexual, orinen sentados. Estudios de diversas universidades norteamericanas y suecas aseguran que esta postura no solo es antidiscriminatoria, sino que es más higiénica y más sana.

Los servicios psicológicos de los colegios tienen la obligación de avisar a los servicios sociales del Ayuntamiento o la Comunidad Autónoma cuando en sus exámenes detecten que una niña insiste en identificarse con personajes tradicionalmente sumisos al heteropatriarcado, como Blancanieves, la Sirenita, o la Bella Durmiente.

Los padres que hayan inculcado o permitido que se practique en sus hijas, biológicas, adoptadas o engendradas mediante gestación subrogada, “semejantes estereotipos machistas” serán sancionados con multas de 3.000 hasta 20.000 euros.

Si los servicios sociales correspondientes lo consideran pertinente, se les podrá retirar la tutela de sus hijas. Ave María.

Así están las cosas. Por suerte la “regla” o menstruación no se puede traspasar, tampoco el parto, porque si fuese posible, no duden que estaría en la propuesta.

Una pregunta, y ¿por qué ellas no orinan paradas? Complicado, verdad, además de la costumbre, bueno, igual es complicado para nosotros. Porque no nos quedamos como Dios nos hizo, y dejamos bien establecidos qué cosa es una mujer y qué un hombre y el por qué deben haber diferencias.

A fin de romper con las imposiciones que la moda, elaboradas por el capitalismo desaforado y con criterios heteropatriarcales, será obligatorio que los hombres se sometan a una depilación completa de extremidades mediante cera caliente.

El establecimiento de belleza acreditado emitirá un certificado de haber realizado esta conducta compensatoria. La presentación de este certificado será imprescindible para la obtención del pasaporte y la matriculación en oposiciones a funcionario de las Administraciones Públicas.

Se incluye en el Código de la Circulación la prohibición de la expresión “¡mujer tenías que ser!” o cualquier asimilar en toda discusión de tráfico. Quienes las usen para vejar o discriminar a las conductoras que se identifican con el sexo femenino serán multados con un mínimo de 600 euros y un máximo de 6.000 euros y se les retirarán cinco puntos del carné de conducir.

Cada vez se parecerán más a nosotros, la feminidad será considerada un delito, en poco tiempo, ya no sabremos cómo llamar a nuestros hijos, el avance de estos grupos son un peligro si no hay alguien que las direcciones a ganar derechos y oportunidades, pero sin exigencias de locas alucinadas. Porque estas exigencias, vienen de cerebros atrofiados. ¿O están evolucionando a hombre?