“Contra la Iglesia y contra Dios”… Por Antonio Tarazona Ramón

0
441

El autor del libro mitad Monjes mitad soldados Don Pedro Salinas es un enemigo acérrimo de la Iglesia Católica y de su jerarquía, basta leer sus artículos y nos daremos cuenta de lo irreverente que es este escritor para con las asociaciones religiosas y autoridades que forman parte de la Iglesia.

Pedro es un tipo carente de fijación religiosa y su actuar denota que su única forma de estar vigente ante la cofradía de intelectuales que impulsan el liberalismo o el marxismo cultural, es el atacar de forma malsana a la institución que ha perdurado por más de dos mil años cautelando la Fe, el amor hacia Dios el dogma y la tradición encabezada por el sucesor de Dios en la tierra que es el Santo Padre el Papa.

Pedro profundiza su estudio en la praxis, en la historia y organización para posteriormente pasar en sus escritos y en sus declaraciones el demoler ante la opinión pública, los miembros del Congreso de la República y el Poder Judicial el prestigio de la Iglesia y su jerarquía.

Pedro es un manojo de contradicciones, por un lado lo vemos buscar que se sancione legalmente a un elemento nocivo al interior de la Iglesia acusado de ser pederasta y al mismo tiempo verlo cerrar filas con congresistas que son contrarios a la antropología y moral cristiana.

Hoy en día cuenta en su “cruzada moralizadora” con el apoyo de dos congresistas que promueven la agenda pro gay en el Perú (De Belaunde y Bruce).

Aquella postura que asume no es reciente, recordemos que hay ex católicos y remedos de católicos convertidos en bufones y cohortes de la conspiración mundial anticlerical que abrazan y divulgan los siguientes postulados :

Que la Iglesia debe de modernizarse, adaptarse a los tiempos modernos, para ello debe dejarse de lado el dogma, la tradición, encaminarse al ecumenismo y con ello al soñado sincretismo que conlleva a la religión única y universal “.

Lo más despreciable de todo ello, es que pretenden que el Sacramento de la Eucaristía pase a ser vista como una remembranza histórica un recuerdo de la última cena y no que como lo que realmente es a través de la Santa Misa la transubstanciación del pan y vino en el cuerpo y la sangre de nuestro señor Jesucristo, fuente y culmen de toda la vida cristiana.

Tales pretensiones va contra la Fe, contra la esencia del Cristianismo, contra la revelación, contra la ética cristiana porque lo bueno es bueno, y lo malo es malo.

El hablar de un Católico es el sí o el no, no hay término medio ni en su decir ni en su conducta, cree firmemente que la Virgen María fue Virgen, que Jesús es hijo de Dios, que la Eucaristía contiene el cuerpo y la sangre de nuestro señor Jesucristo, y es respetuoso de la Jerarquía de la Iglesia Católica, y por ende rechaza la corriente inmanetista que pretende imponerse en la sociedad.

Que, equivocados están los partidarios émulos de Ernesto Renán autor del libro Vida de Jesús (obra en donde Jesucristo pasa a ser un hombre histórico y no el Mesías y redentor del mundo y mucho menos hijo de Dios) o del francés Chenú creador de la Teología de la Liberación o del exsacerdote y excomulgado Leonardo Boff hoy en día ecologista “ferviente devoto” e impulsor junto con él exsecretario del partido Comunista de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov, de Una Ética para la Tierra, o partidarios de los exégetas modernistas.

Pretender secularizar la religión quitándole todo lo sobrenatural, así como dejar de lado el Magisterio de la Iglesia y la tradición es demolerla, ello es la malsana meta final de los liberales, marxistas, protestantes ocultos bajo la palabra modernismo.

Me queda muy en claro al leer los escritos y ver las declaraciones que da Pedro Salinas en programas televisivos y en la postura beligerante que asume para con la Iglesia Católica y su jerarquía que él es ante todo un apóstata, uno más que se suma a la larga fila de agnóstico de postura anticlerical . Así se declara basta leer un par de sus artículos:

http://larepublica.pe/impresa/opinion/829542-cuanto-cuesta-ser-santo

https://www.google.com.pe/amp/larepublica.pe/amp/18-10-2013/pedro-salinas-yo-soy-un-catolico-culturalmente-hablando?client=safari

A Pedro Salinas viva encarnación de Rousseau el anticlerical, no lo imagino verlo participe en la Marcha por la Vida, menos aún observarlo de rodillas ante la presencia del Santísimo a pesar que tiene a sus dos hijas estudiando en colegio católico.

(Por Antonio Tarazona Ramón – Director de La Tribuna Católica)