Descubrimientos científicos por accidente

0
1065
  • Por:  José Luis Vargas Sifuentes

Es bastante serio darse cuenta de que algunos de los inventos modernos más importantes de los que dependemos todos los días fueron una casualidad total (o parcial). Un ejemplo: si no fuera por el moho en la oficina de Alexander Fleming, posiblemente nunca hubiésemos tenido antibióticos. Aun así, no es seguro que exista una coincidencia completa, ya que se necesita mucha observación, visión y trabajo arduo para ver el potencial de estas invenciones a medias. Celebremos este espíritu de descubrimiento observando algunas de las innovaciones científicas accidentales más grandes y divertidas de la historia.

El horno microondas 

image.png

Este modesto artículo doméstico fue descubierto por accidente. Como muchos otros inventos, nació como un intento de construir una nueva tecnología militar. En 1945, Percy Spencer, ingeniero de Raytheon, una empresa que fabricaba principalmente tecnología y armas militares notó que el supuesto tubo de vacío de radar en el que estaba trabajando en ese momento hizo algo muy interesante: derritió la barra de chocolate que tenía en su bolsillo. Esto despertó su interés, y apuntó el ‘radar’ a otros alimentos, como palomitas de maíz y huevos, los cuales se calentaron rápidamente (se dice que el huevo explotó en la cara de uno de los experimentadores). Spencer se dio cuenta de que, en la radiación del microondas, el tubo emisor era el responsable del efecto de calentamiento, lo que lo impulsó a patentar la tecnología y desarrollar el primer horno de microondas. Sin embargo, los primeros hornos no se parecían en nada al que probablemente tenga en su cocina: pesaba 340 kg y medía 1.8 metros de altura.

Los primeros microondas de mostrador se fabricaron en 1965 y todos, curiosamente, se llamaron ‘Rada Range’, como homenaje a los orígenes de radar del horno microondas.

Rayos X 

image.png

Este descubrimiento fue uno de los avances más notables en la medicina, ya que la radiografía es el primer método de diagnóstico por imagen, que permite a los médicos ver lo que sucede en el cuerpo humano sin cirugía. Esta tecnología fue descubierta por el físico alemán Wilhelm Roentgen en 1895. Mientras experimentaba la radiación electromagnética con diferentes tipos de tubos, notó que los cristales que mantenía en su oficina omitían un extraño brillo fluorescente cuando se exponían al tubo. Basándose en esta observación llegó a la conclusión de que el tubo emitía un tipo de rayo previamente desconocido, al que llamó rayos X (porque era desconocido). Intentó bloquear el rayo utilizando diferentes materiales, como papel negro, y materiales más pesados, y observó que los rayos todavía podían brillar a través. Al usar estos rayos pudo producir imágenes contrastadas de huesos humanos y otros tejidos corporales densos. La primera imagen de R-X que produjo Roentgen fue la de la mano de su esposa. Su tecnología se usó con fines médicos, como se ve en la imagen de 1986 de una deformidad de la mano.

El resorte mágico (slinky)

image.png

Si bien este descubrimiento no es particularmente innovador, tiene una historia de fondo interesante: Richard James y un ingeniero naval que trabajaban en tecnología de buques de guerra durante la II Guerra Mundial comenzaron a experimentar con resortes. Un día, accidentalmente golpeó uno de los prototipos de un estante. Se asombró al ver cómo el resorte ‘caminaba hacia abajo’ a través de una serie de objetos en su camino hacia el suelo en lugar de simplemente caer como una roca. Le gustó tanto el efecto que creó el resorte de alambre de acero más grande posible y dejó que los niños del vecindario jugaran con él. La esposa del inventor llamó a esta diversión primavera ‘slinky’ (resorte mágico) y en 1943 el juguete ya se vendía en los grandes almacenes.

Penicilina

image.png

Un descubrimiento revolucionario fue el de la penicilina, primer antibiótico que marcó el comienzo de la llamada revolución de los antibióticos. Hasta su descubrimiento, las enfermedades infecciosas eran desenfrenadas y los médicos no podían hacer nada para tratarlas. Afortunadamente, en 1928 el bacteriólogo escocés Alexander Fleming realizó un descubrimiento completamente accidental. Mientras cultivaba bacterias de estafilococos en cajas de petri, notó un extraño crecimiento en algunas de ellas.

Después de observar estas peculiares cajas de petri bajo un microscopio, notó que el crecimiento se debía al moho de Penicillium, que impedía el crecimiento de bacterias. Muy pronto, Fleming produjo un filtrado de los cultivos de moho que tenían un marcado efecto antibacteriano y lo llamó ‘Penicilina’. En unos pocos años, ya se usaba usando para tratar diversas infecciones y salvar numerosas vidas.

Súper pegamento

image.png

Mientras desarrollaba un plástico transparente destinado a la mira de armas durante la II Guerra Mundial, Harry Coover Junior creó una sustancia que era demasiado pegajosa para ser moldeada. Continuó tratando de producir recubrimientos resistentes al calor para los aviones. En busca de una solución, regresó al mismo tipo de sustancia. Al tratar de medir qué tan bien reflejaría la luz, puso una muestra de la sustancia entre 2 lentes debajo de un refractómetro. Intentando separar las lentes después del examen, se dio cuenta de que estaban enrojecidas. Esta, segunda vez, Coover comprendió de inmediato el potencial comercial de esta sustancia adhesiva, y el resto, como se dice, ya es historia.

Caucho o hule vulcanizado

image.png

Las etapas iniciales del desarrollo del caucho fueron bastante difíciles. El material era muy inestable a diferentes temperaturas, ya que se congelaba a temperaturas bajas o se fundía en verano. Después de muchas pruebas y experimentación, Charles Goodyear logró crear una forma de hule más suave y seca, pero el problema de la temperatura persistía. Cierto día agregó algo de azufre a su mezcla, con la esperanza que eso ayudara. Accidentalmente, parte de esta mezcla cayó en una estufa y se convirtió en un material duro, resistente al calor y al agua. Así, encontró una manera de usar el caucho y patentó la tecnología que permite producir desde neumáticos hasta ropa.

Play-Doh

image.png

Este producto de limpieza convertido en juguete (plastilina) se desarrolló originalmente como un papel tapiz en la década de 1930. En esos días, las chimeneas de carbón eran un gran inconveniente, ya que dejaban hollín en muebles y paredes, lo que hacía casi imposible limpiar el tapiz. Noah McVicker y su hermano crearon un producto de limpieza a base de arcilla para una empresa de jabones, que podía eliminar las manchas. Pero no sabían que el papel tapiz de vinilo pronto abrumaría el mercado haciendo que la arcilla de limpieza fuera obsoleta, ya que el vinilo se lava fácilmente con una esponja o paño húmedo. Afortunadamente, un maestro de guardería, pariente lejano del inventor aprendió que a los niños les encantaba jugar y modelar cosas con esta arcilla. Cuando la compañía de jabones se dio cuenta del potencial de su producto, rápidamente cambiaron el nombre del producto a un juguete que, irónicamente, hoy arruina los muebles.

Pólvora

image.png

En un terrible giro de ironía, la pólvora, entre todos los descubrimientos, fue pensada por primera vez como un elixir de la vida. Esto se refleja en su propio nombre en chino, Huǒyào, que puede traducirse al español como ‘medicina de fuego’. Fue descubierta en el siglo IX por alquimistas chinos que buscaban una poción de inmortalidad. Se sorprendieron por completo cuando la mezcla de salitre, azufre y carbón de leña provocó una explosión. Al principio, la sustancia volátil se usaba solo en fuegos artificiales, pero finalmente, también fue adoptada en el campo de batalla.

Fuente: Todo-Mail