“Aumenta el desempleo, crece la pobreza“ Por Octavio Huachani Sánchez

0
768

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), 375 mil peruanos pasaron a la pobreza en el 2017.

La Encuesta Nacional de Hogares desarrollada por el INEI en el 2017, señala que la pobreza se incrementó un punto porcentual más que el año 2016 y afectó a 6.9 millones de peruanos.

El INEI mide la pobreza bajo el enfoque monetario y utiliza el gasto como indicador de bienestar. Es decir si una persona cuenta con S/ 338 mensuales para cubrir la canasta familiar mínima no habita en la pobreza extrema. Algo discutible porque habría que preguntarle a algún funcionario de INEI si puede vivir con bienestar con la cifra que señala la encuesta.

Días antes, en otra encuesta, el INEI señaló que el desempleo en Lima alcanzó su tasa más alta desde el 2012.

Señala el documento que aunque la población ocupada creció un 0.6% interanual en el primer trimestre, en el mismo periodo la población desocupada (aquella que busca activamente un empleo) creció 1.9% y llegó a 429,100 personas. Esto significó que se alcanzó una tasa de desempleo de 8.2%, la más alta desde el 2012.

No hay gestión de gobierno.

Creemos que es hora de que el gobierno entienda que la pobreza va de la mano con el desempleo y eso produce la marginación de un sector de la población.

Un país con pobreza muestra una falla estructural en su modelo económico que resulta incapaz de evitar desigualdades. No solo se trata de generar riqueza si no de  distribuirla de una manera equitativa.

El gobierno debería centrar su desarrollo a través de empleo y salarios dignos. Solo de esta manera puede evitarse que la pobreza avance. Los programas sociales que auspicia el Estado nunca serán suficientes para terminar con la pobreza.

No se puede contener a la inflación en función de la contención de los salarios. En la actualidad, el poder adquisitivo de un salario mínimo representa apenas la tercera parte de lo que constituía hace veinte años.

Es decir hoy es necesario ganar tres salarios mínimos para poder comprar una canasta básica que hace dos décadas se adquiría con un salario mínimo.

Esta situación afecta aun a las personas que han invertido en su educación y capacitación. Cerca del 40% de los desocupados poseen algún grado de estudio correspondiente a los niveles medio superior o superior.

Para explicar esta situación puede argumentarse que la razón es la baja calidad del sistema educativo del país, o en la falta de interés en supervisar la calidad educativa que ofrecen algunos  institutos y universidades en todo el país. Muchos de ellos funcionan en locales inaparentes.

¿Que hacer?

Hace pocos días el Presidente Martín Vizcarra sostuvo una reunión con los miembros de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP), la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Confederación de Trabajadores del Perú (CTP) y la Central Autónoma de Trabajadores (CATP), que conforman el Consejo Nacional de Trabajo y Promoción del Empleo (CNTPE). Que en este momento de libre contratación de, CAS, y sin sindicatos en la mayoría de las empresas, no se a quienes representan.

Bueno, el motivo de la reunión era fortalecer el diálogo y la construcción de consensos en materia laboral.

En el encuentro, el mandatario remarcó la importancia de construir tripartitamente el Plan Nacional de Competitividad y Productividad, que no recortará derechos laborales y generará oportunidades para la inversión y el desarrollo integral del país, con una visión de futuro.

¿Futuro? Acaso olvidan que la angustiante situación  que viven miles de jóvenes y no tan jóvenes, en todo el país ya no da para más.

Para ellos, los desempleados, el futuro es hoy.

Lamentablemente el descredito de los políticos hace que pocos crean en las buenas intenciones venga de donde venga. Todo le suena a demagogia.

Eso quizás explique la continua baja en las encuestas que tiene el Presidente Vizcarra. Ojalá entienda que es hora de ponerse a trabajar y dejar el ruido político  en manos de sus ministros.

Los peruanos queremos acción, pero acción ahora!