¿Trabajas en una oficina? La falta de movimiento puede dañar tus rodillas

0
491

Especialista advierte que puede desencadenar una artrosis temprana

Las personas que trabajan en oficinas y permanecen sentados por largo tiempo, corren mayor riesgo de dañar sus rodillas y desarrollar tempranamente un caso de artrosis.
Así lo advirtió Marina Villegas, licenciada en terapia física de la Universidad Nacional Federico Villarreal, durante el programa Martes Educativo de Andina, donde explicó que un daño similar puede observarse entre personas adultas mayores.
“Si no te estiras y caminas cada cierto tiempo la articulación de la rodilla corre peligro. Igual pasa cuando las piernas no tienen un espacio con la longitud necesaria, obligando a que la rodilla esté encogida por muchas horas”.
Dijo que cuando la rodilla se ve inmovilizada la articulación va perdiendo la lubricación que le permite moverse, generando la aparición de calcificaciones que pueden causar dolor.
“Y eso puede ocurrir a cualquier edad, sobre todo en personas que permanecen sentadas muchas horas. Lo más peligroso es que podría desencadenarse una posible artrosis”.
Caminatas y flexiones
Para evitar que eso ocurra, la terapeuta física recomendó realizar caminatas cortas en la oficina, así como flexiones o extensiones de las piernas, de ser posible cada hora.
“Aquellos que pasan su jornada laboral dentro de una oficina, deben hacer estiramientos cada hora. No solo de rodillas, también de cuello, cabeza y brazos. Pararse un ratito y caminar. Darse unas vueltitas a la oficina y, aunque parezca mentira, eso ayuda bastante a mantener la flexibilidad”.
Los problemas en las rodillas interfirieren en muchas actividades de nuestra vida, desde la práctica de deportes hasta poder levantarse de una silla y caminar.

Sin movimiento no hay vida 
Básicamente, la gente mayor es la que presente mayores problemas de artrosis en las rodillas y eso debido también a la falta de movimiento.
“Antiguamente se pensaba que cuanto menos movimiento tengan los abuelitos será mejor para ellos, lo cual no es cierto. Con eso provocamos que pierdan fuerza. Si no se mueven requerirán terapia física”.
Tanto para la gente joven como mayor, la recomendación es mantenerse en movimiento y así   prevenir daños futuros.
“En el caso de los abuelitos hay que evitar las caídas, la disminución de la masa muscular y la pérdida de coordinación. Más que rehabilitación debemos apuntar hacia la prevención.
Todos debemos prepararnos para llegar a la tercera edad con salud y recordar que el ejercicio no causa problemas, por el contrario, ayudará a tener una vida mejor. No perdamos el movimiento nunca. Hay que cambiar el chip”.
Cuidado con el peso
La licenciada Villegas sostuvo que son muchas las amas de casa que llegan a rehabilitación por causa de una artrosis que les generan mucho dolor.
“Ellas aguantan el dolor hasta donde sea posible y recién vienen, lo cual es contraproducente y hace que se complique el caso.  Vienen cuando ya no pueden subir las escaleras. Es importante indicar que la artrosis no puede revertirse, pero sí tratarse para frenar el deterioro del cartílago”.
Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer problemas en las rodillas, figuran el sobrepeso, que aumenta la exigencia sobre las articulaciones, incluso durante actividades comunes, como caminar o subir las escaleras.
La falta de flexibilidad o fuerza muscular puede provocar también lesiones, porque no brinda el sostén adecuado a la presión ejercida sobre la articulación.
Algunos deportes de alta competencia, así como lesiones previas son considerados factores de riesgo.
Si ya presenta alguna molestia en las rodillas que le impiden hacer sus actividades regulares, la recomendación es no esperar a sentir mucho dolor para ser evaluado por un especialista y así prevenir un mayor deterioro del problema, considerando que esta parte del cuerpo es fundamental para caminar y moverse con libertad.