“El estado ausente”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
719

Marina es oriunda de la calurosa Piura, tiene 32 años, es madre de tres hijos pequeños y hace 8 años junto a su esposo, llegó a Lima y se compraron un terrenito en de Villa María del Triunfo. Ella que desde niña sufre de asma, no sabe nadar y tiene miedo al mar, no solo por sus aguas procelosas sino también por la humedad que la rodea. Sin embargo en ese momento Marina sentía que la habían empujado a sus aguas profundas y que poco a poco se iba hundiendo más y más y que no podía respirar y se ahogaba a morir; y que entonces desesperadamente empieza a agitar sus brazos tratando de subir a la superficie en busca de una bocanada de aire que pudiera salvarle la vida. (Lo que en realidad estaba sucediendo es que Marina estaba sufriendo una crisis de asma y trataba de subir las escaleras intentando llegar a su dormitorio donde guardaba sus inhaladores).

El asma es una enfermedad que inflama los bronquios y hace que estos se obstruyan y sean más sensibles frente a los estímulos del ambiente que la rodea, como por ejemplo: el frío, la humedad, el humo del cigarro y olores fuertes como la pintura o lejía.

Al respecto la doctora Gladys Caballero Rupay especialista en medicina interna del Policlínico Castilla de EsSalud, considera que para “convivir” con el asma y poder afrontar las crisis, es necesario iniciar con un diagnóstico certero porque se puede confundir esta enfermedad con otra que tenga similares síntomas. “Cada paciente es diferente a otro” remarca. “Hay algunos que presentan síntomas intermitentes, que requieren una medicación moderada y otros que son más persistentes y que necesitan de medicación y tratamiento prolongado y además monitorearlo para ver su evolución” señaló.

Otros especialistas consultados advirtieron que los casos de asma y neumonía podrían incrementarse debido al inicio de la temporada de frío en nuestro país. Se calcula que hay más de 300 millones de pacientes con asma a nivel mundial y que más del 25 por ciento (7.750.000) de la población en nuestro país padece de asma u otras enfermedades bronquiales.

La doctora Doris La Chira, neumóloga del Portal “Salud en Casa”, indicó que el 70 por ciento de los casos diagnosticados correspondían a niños menores de cinco años ya que los niños son más sensibles a los cambios de temperatura, sobre todo si no tienen una adecuada alimentación lo que es usual en el interior del país.

Por su parte el doctor Jorge Gutiérrez Tunanñaña, geriatra, médico jefe de una casa de reposo de Inabif, señaló que el tratamiento de los pacientes de edad avanzada, requiere de consideraciones especiales vinculadas al proceso del envejecimiento: edad, raza, estilo de vida, etc., así como a la historia clínica de su morbilidad (enfermedades que se han presentado en el transcurso de su vida).

Debido a su clima frío y húmedo, Lima presenta el mayor porcentaje de población adulta mayor con asma (6,7%) con aproximadamente dos millones de personas afectadas por alguna enfermedad bronquial. Nuestra capital tiene diferentes microclimas que hacen difícil determinar con exactitud las zonas donde existen más enfermos de asma, además debido a que muchas personas prefieren curarse a base de hierbas o se auto medicinan antes de acudir a un centro de salud.

Sin embargo hay zonas como “Ticlio Chico” que se encuentra en Villa María del Triunfo, donde la humedad alcanza hasta el 98% y por ende la mayoría de su población padece de alguna enfermedad bronquial y, para colmo, la posta médica ubicada en ese lugar no cuenta con un médico neumólogo ni con las medicinas apropiadas para combatir ese mal.
La sierra de Lima

En la región Lima, los habitantes del distrito de Carania, de la provincia de Yauyos, ubicado a 6 horas de la capital, ya sufren los rigores del invierno. En ese lugar los termómetros marcan hasta -5 centigrados al iniciar el día y caer la tarde. De acuerdo con el reporte del centro de salud ubicado en ese lugar, en mayo de este año se realizaron cerca de 200 atenciones de las cuales 33 fueron casos de infecciones agudas respiratorias tanto en niños como en adultos mayores.

En provincias las cosas van peores

Según las estadísticas del Ministerio de Salud (Minsa), de enero a mayo del 2018, en todo el Perú han fallecido por neumonía 414 personas mayores de 60 años y 72 menores de 5 años. Esta es una historia que lamentablemente se repite todos los años: Minsa solo se dedica a mostrar las cifras de las muertes ocurridas, pero no señala ningún Plan de Prevención que evite tantas muertes en los años futuros. Por ejemplo, las vacunas contra la influenza que se deben aplicar en el mes de marzo recién llegaron a las postas médicas en mayo.

Prosigamos. Por su parte el boletín del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades, perteneciente al sector salud, indica que los grupos más vulnerables son los menores de 5 años y los mayores de 60.

El mismo boletín señala que a la fecha también se han reportado 9 mil 261 casos de neumonía en todo el país. Según el reporte, las regiones con más afectados son Ucayali, Cusco, Lima, Puno, Pasco, Callao Huánuco, Arequipa y Loreto (friaje). Es decir más estadísticas que luego los ministros encarpetan en sus escritorios.

Esta alarmante situación provocó que el Gobierno Central incremente a 122 el número de distritos en estado de emergencia debido a que el clima severo de esta temporada de heladas y nevadas ha provocado el descenso de las temperaturas que llegan hasta 20 grados bajo cero, en zonas que están sobre los 3.000 metros de altura lo que ha generado no solo fallecimientos de niños y ancianos, sino también la destrucción de sus viviendas y cultivos como la muerte de su ganado.

¿Y el rol tuitivo del Estado? Y cuando decimos Estado no referimos a todas las autoridades incluyendo a Daniel Salaverry, “congresista de la Nación”, pero que cuando llega a una clínica privada reclama a viva voz que dejen de atender a otros pacientes para que atiendan antes a su esposa, dejando de lado a personas que, alguna de ellas, votaron por su lideresa.