“El pueblo unido jamás será vencido”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
799

Lo dejaron solo y a Chavarry no le quedó otra que reponer a los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez como integrantes del caso Lava Jato a quienes había removido en una conferencia de prensa convocada a cuatro horas de culminar el año 2018.

Sin duda, ese su recule, era un intento desesperado para continuar al frente de la Fiscalía de la Nación.

Desde que asumió sus funciones como fiscal de la Nación, Pedro Chavarry se mostró autoritario y envalentonado porque en el congreso su protección era Segura.

En efecto el fujimorista César Segura presidente de la subcomisión de acusaciones constitucionales del Congreso, en un evidente y escandaloso blindaje, se negó una y otra vez, a priorizar las cuatro denuncias constitucionales contra Chávarry: “Si me siguen presionando, más terco me pondré” respondía.

Este blindaje no era ni casual, ni único, ni propio. Eran órdenes de la cúpula de Fuerza Popular. En una de las conversaciones en el Chat La Botica los fujimoristas coordinaban apoyar a Pedro Chávarry para que sea ratificado como fiscal de la Nación, cuando ya habían sido difundidos los audios con el detenido ex juez supremo César Hinostroza. “Tenemos que blindar a Chavarry (o) se no viene todo abajo” decía Alejandra Aramayo.

Líneas abajo coordinaban ataques contra el fiscal José Domingo Pérez, que investiga a Keiko Fujimori y Fuerza Popular por presunto lavado de activos. “A José Domingo Pérez hay que joderlo, deslegitimarlo”, escribía Pier Figari, mientras Keiko Fujimori les decía: “Tenemos que tomar el papel de víctima, hablar en contra del fiscal (Pérez)”

Eso fue, es bueno recordarlo, a fines de octubre. Es decir hace apenas dos meses.

Y ayer, al promediar el mediodía, Keiko Fujimori, lideresa de Fuerza Popular envió un mensaje a los miembros de su partido demandando apoyar el proyecto presentado por el Ejecutivo que declara en emergencia al Ministerio Público.

“Necesitamos un Ministerio Público sin dudas ni cuestionamientos, con autoridades que le garanticen a todos los peruanos alcanzar la justicia y la verdad, sin sesgos ni privilegios para nadie”, manifestó Fujimori en su twiter.

Esto cayó como un baldazo de agua fría a los legisladores fujimoristas Carlos Tubino, Rosa Bartra y Milagros Salazar, quienes minutos antes habían cuestionado la propuesta del gobierno.

“Es necesario iniciar una reforma integral de una institución que es fundamental para una correcta administración de justicia. Es por eso que invoco a Fuerza Popular a apoyar y priorizar la declaratoria de emergencia del Ministerio Público de forma inmediata”, recalcó Keiko Fujimori  quien se encuentra detenida de manera preventiva.

La decisión de la lideresa de Fuerza Popular dejó en la orfandad a la bancada aprista, cuyos cinco votos no tienen ninguna significación en el Congreso si no están “pegados” al fujimorismo.

Por eso no llamó la atención cuando dos horas después, la bancada aprista convocó a una conferencia de prensa donde hizo un pronunciamiento acerca de la continuidad de Pedro Chávarry como fiscal de la Nación.

“La situación del fiscal de la Nación Pedro Chávarry resulta insostenible. Creo que él haría bien en dar un paso al costado, sino tendría que tratarse en el Congreso en los términos que está planteando este proyecto de ley que evidentemente tiene hechos concretos de inconstitucionalidad”, dijo su vocero, Jorge del Castillo.

Por su Parte Mauricio Mulder señaló que “es evidente que el liderazgo (de Chávarry) no existe y por lo tanto, su renuncia aliviaría la necesidad de una discusión sobre la constitucionalidad de este proyecto que simplemente lo cesa”.

De otro lado, mientras el presidente del Congreso, Daniel Salaverry anunció que se ha convocado a una junta de portavoces para este lunes 7 de enero para evaluar lo presentado por el Ejecutivo, el vocero de Fuerza Popular, Carlos Tubino, exigió a  Salaverry, adelantar la Junta de Portavoces para este jueves 3 de enero.

Mediante  su cuenta de Twitter, Tubino señaló que la bancada de Fuerza Popular, ante la crisis en la Fiscalía de la Nación, solicita priorizar el debate del proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo que pide declarar en emergencia esa entidad.

Estos cambios de actitud de última hora de apristas y fujimoristas no son, de ninguna manera confiables. Sobre todo de políticos acostumbrados al doble mensaje y porque varios de sus parlamentarios están involucrados en caso de corrupción.

Hay que permanecer atentos porque en cualquier momento buscaran la manera de  obstruir el resultado de la investigación más importante de los últimos años de la historia política peruana y que involucra a los líderes de partidos aludidos.