Grupo Tesacom destaca las aplicaciones de la tecnología satelital en la viticultura

0
172

El cambio climático, que está generando escasez de agua por falta de lluvias y ha incidido en un aumento de las temperaturas, está afectando cada vez más a la agricultura en el mundo y está generando una serie de retos con miras al futuro inmediato.

Entre tales desafíos está el hecho de cómo llevar a cabo una agricultura más inteligente, aprovechando las tecnologías disponibles y los beneficios que entrega Internet de las Cosas (IOT) a esta actividad.

“Este panorama ha hecho que tecnologías como, por ejemplo, la satelital cumplan un papel muy importante a la hora de levantar y transmitir información que sea relevante para la toma de decisiones o para controlar tareas a distancia. En este contexto, algunas soluciones satelitales en el agro han ayudado a confeccionar mapas de zonas de cultivos o a detectar presencia de aguas subterráneas”, explica Viviana Fonseca, CEO del Grupo Tesacom.

Por su parte, Santiago Nicolet, Director Regional de Proyectos del Grupo Tesacom, comenta que, en el área de la viticultura, lo anterior no es algo tan lejano, pues gracias a este tipo de desarrollos es posible establecer mapas acerca del vigor de las cepas en los viñedos y saber cuál es el momento más indicado para hacer la vendimia.

En efecto, tales mapas- elaborados en base a imágenes satelitales- pueden mostrar la actividad clorofílica de las hojas de las viñas. Esta clase de soluciones, además, es utilizable en la gestión de la fertilización y el mantenimiento de los suelos, entre otras aplicaciones.

El ejecutivo explica que, a nivel de telemetría, con la tecnología satelital y el uso de pequeños sensores es posible medir a distancia ciertos parámetros que son relevantes para una viña como, por ejemplo, temperatura, humedad, radiación solar, presión atmosférica, viento, etc.

En el ámbito de la gestión remota, es factible controlar ciertas operaciones como el riego y el manejo de fertilizantes, sin importar el momento o lugar, pues la tecnología satelital ofrece una mayor cobertura que el resto.

Por otro lado, empleando aviones no tripulados o drones, e instalando en ellos cámaras ultralivianas que transmiten señales en HD en línea, vía conexión satelital, se puede tener una visión más próxima sobre el grado de maduración de las uvas, y distinguir entre la viña y las hierbas que nacen en las plantaciones, a pesar de estar a cientos o miles de kilómetros del viñedo.

“Sin duda, todos estos desarrollos tecnológicos contribuyen a una labor más eficiente y productiva de los viñedos en el tiempo, aumentando la competitividad y calidad de los productos, y vienen a mitigar en buena medida las amenazas que impone el cambio climático a la actividad de la viticultura”, concluye Nicolet.