290 muertos y 500 heridos en los atentados de Sri Lanka

0
328

24 personas han sido detenidas, aunque nadie ha reivindicado la autoría. El presidente del país ha convocado para hoy una reunión del consejo de seguridad nacional.

Al menos 290 personas han muerto y otras 500 han resultado heridas en la serie de atentados que golpearon tres iglesias durante las celebraciones de la festividad cristiana, cuatro hoteles y un complejo residencial, han informado este lunes fuentes oficiales.

El portavoz de la Policía de Sri Lanka, Ruwan Gunasekara, ha confirmado la última cifra oficial de víctimas mortales en una intervención pública en la que también ha anunciado que 24 personas han sido detenidas y permanecen en custodia policial en relación con los atentados. Los detenidos están siendo interrogados por la división de investigación criminal de la Policía, ha añadido.

Sri Lanka vivió ayer un Domingo de Resurrección sangriento cuando se produjeron seis explosiones de forma simultánea hacia las 08:45 hora local (02:45 GMT) en tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en la oriental ciudad de Batticaloa.

Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a unos 100 metros del zoo de Dehiwala, a unos 10 kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.

Además, artificieros del Ejército de Sri Lanka detonaron también el domingo de manera controlada un explosivo localizado en las proximidades del principal aeropuerto internacional del país.

Ningún vasco entre las víctimas

Al menos 35 víctimas mortales son extranjeras: cinco británicos, tres indios, tres daneses, dos turcos, un holandés y un chino. Además, se ha informado de un número no especificado de portugueses, belgas, japoneses, bangladeshíes y paquistaníes y de “varios” estadounidenses, según el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

En Sri Lanka la población cristiana representa el 7,4 %, mientras que los budistas son el 70,2%, los hinduistas el 12,6 % y los musulmanes el 9,7 %, según datos del censo de 2011.

Sin embargo, atentados de esta magnitud no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009, y que dejó, según datos de la ONU, más de 40.000 civiles muertos.

Nadie ha reivindicado los ataques

Por el momento nadie ha reivindicado la responsabilidad del ataque. El presidente del país, Maithripala Sirisena, ha convocado una reunión del consejo de seguridad nacional a primera hora de hoy. El primer ministro Ranil Wickremesinghe asistirá a este encuentro, según han confirmado fuentes oficiales.

El ministro de Estado para la Defensa, Ruwan Wijewardena, ha señalado que los atentados fueron perpetrados por terroristas suicidas pertenecientes a un único grupo, del que no se ha revelado su identidad. “No podemos decir quién está detrás de estos atentados y cuáles son sus intenciones hasta que concluya la investigación”, ha apuntado el portavoz de la Policía, Ruwan Gunasekara.

Las autoridades de Sri Lanka han levantado hoy el toque de queda decretado en el país ayer.

Fuente:Eitb Eus