“Malas enseñanzas”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
248

Nada más impopular y perversa que una huelga de profesores porque los días perdidos por los escolares no solo son días sustraídos a su educación sino también a la salud y vida de los niños más pobres del país.

En lo que atañe a la educación, son aproximadamente un millón los alumnos afectados por la huelga de sus profesores. Pero de ellos, los estudiantes del quinto año de secundaria resultan los más perjudicados ya que no podrán recuperar clases en enero y febrero porque de hacerlo quedarían fuera del plazo para postular a alguna universidad.

De otro lado, los escolares de inicial y primaria no solo están perdiendo clases ante la huelga de profesores sino que al no poder acudir a las aulas se ven afectados, además, con la falta de alimentos del programa Qali Warma. Como se sabe los desayuno y almuerzo escolar, los reciben los infantes del nivel socio económico más bajo, que suman aproximadamente 1 millón de niños que viven en pobreza y pobreza extrema en diferentes regiones como el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) y la Amazonía. Se calcula que suman más de 3’450,000 niños y niñas a nivel nacional que asisten a más de 60,000 escuelas.

Lo prolongada huelga, que hoy cumple 63 días, ha terminado por dividir al Sindicato Unitario de Trabajadores en la Educación del Perú (Sutep). Miles de docentes de 15 regiones han desafiado abiertamente a la dirigencia nacional del  Sutep y se encuentran en Lima donde han tomado calles y plazas.

En ese sentido los dirigentes del Comité Nacional de Lucha de las Bases Regionales del Sutep han anunciado que la medida seguirá porque no confían en el acuerdo firmado entre el Ejecutivo y los gobernadores.

Sus reclamos no solo están orientados al aumento del salario básico de 2 mil soles para los profesores. En el cuarto punto de su pliego de reclamos piden, entre otros puntos, un incremento en el salario para todo el magisterio y trabajadores del sector, igualmente para los profesores cesados y jubilados; mientras que en el quinto punto piden que el Estado cancele deuda social al sector, sin necesidad de judicializarla. También solicitan que no haya descuentos de sus haberes y que no se tome represalias contra los dirigentes.

Sobre este punto, tanto la ministra Marilú Martens como el Contralor Nelson Shack Yalta coincidieron en señalar que “pagar remuneraciones a las personas que no están trabajando es una falta grave para el funcionario que la realice.

Sin embargo ni anuncio de los descuentos y de los posibles despidos ha hecho retroceder a los profesores en sus protestas callejeras. Es más anuncia que en los próximos días radicalizarán sus medidas.

Mientras tanto el Congreso ha citado para hoy a la ministra de Educación para que explique los motivos de la prolongada huelga y la presencia en los colegios de profesores que fueron sentenciados por terrorismo.

Para tener en cuenta: Según la última encuesta de Ipsos el 71% de encuestados considera que los profesores que están en huelga deberían ser despedidos si es que esta paralización es declarada ilegal.