La oposición marchó dividida y con escasa convocatoria para pedir elecciones anticipadas

0
143

Cada pedazo de la MUD marchó por separado y sin rumbo

Caracas, 25 enero 2017 (peruinforma.com / fuente: Nodal).-

Ayer algunos partidos políticos de la autollamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) marcharon -cada uno por su cuenta- desde cuatros puntos distantes entre sí del este de Caracas. En Plaza Venezuela, un grupo minoritario de ellos entregó a uno de los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), Luis Emilio Rondón, un documento sin validez jurídica firmado por la junta directiva del Parlamento, en desacato al Poder Judicial de la República.

En el documento la oposición exige al Poder Electoral “que se respete el derecho al sufragio del pueblo venezolano”, soltó el diputado Freddy Guevara, sin embargo, desde el mes de octubre de 2016 el CNE aprobó el calendario electoral 2017, en el cual queda claramente establecido que se efectuarán elecciones regionales durante el primer semestre de este año, los comicios municipales durante el segundo, y según establece la ley; se debe convocar a elecciones nacionales en 2018.

Aunque la marcha fue convocada por la “unidad” de la derecha nacional, los dirigentes de los diferentes partidos políticos se mostraron entusiastas en campañas individuales, como fue el caso del diputado Julio Borges, cuya convocatoria a la marcha giró en torno su imagen personal, como si se tratara de un candidato presidencial, totalmente distanciado de su partido político, Primer Justicia (PJ), de la MUD, e incluso de su compañero de partido, Henrique Capriles, quien salió a marchar prácticamente solo desde su comando de campaña en el municipio Baruta.

En medio de varias caminatas sin rumbo de cada partido, dos partidos coincidieron en Bello Monte: PJ y Vente Venezuela, el partido de María Machado. Algunos militantes de PJ, apostados afuera del eterno comando de campaña de Capriles, le hicieron gestos a Machado para que esperara al ex candidato presidencial, pero ésta siguió de largo, indiferente, por su cuenta, casi o igual como andan la veintena de partidos que aún integran la coalición opositora.

En los puntos de concentración, muchos no tenían claro el motivo de la manifestación, unos gritaban consignas como “revocatorio ya”, cuando sus mismos dirigentes han obviado este mecanismo -que ellos mismos hicieron inviable- de sus discursos, otros gritaban “Maduro no es presidente” y otros simplemente se quejaban de la falta de liderazgo entre sus filas.

Cuando se disolvía la marcha, algunos militantes del partido de extrema derecha Voluntad Popular intentaban animarse entre ellos para violentar los cercos policiales -que protegían el acceso hacia el municipio Libertador- con consignas como “el que se cansa pierde”, pero el hastío entre ellos hizo su trabajo y finalmente el extravío ganó.

Luego en las redes sociales, después de la marcha, los seguidores de la MUD se descargaron contra la cúpula opositora. Desilusionados, posicionaron la etiqueta en twitter #YoNoMarchoConLaMUD.