Falta de conectividad y seguridad impiden normal desenvolvimiento de exportaciones

0
102

Presidente de ADEX solicitó trabajo coordinado para prever efectos de cambio climático

Lima, 27 Marzo 2017 (peruinforma.com).-

Las lluvias y huaicos de las últimas semanas que afectan obras de infraestructura, trajeron consigo la falta de conectividad, impidiendo el normal desenvolvimiento de las actividades del sector, a ello se suma el tema de seguridad que preocupa a los empresarios, informó la Asociación de Exportadores (ADEX).

El presidente del gremio, Juan Varilias Velásquez, sugirió al gobierno central, gobiernos regionales y municipales trabajar para implementar acciones de prevención respecto a las consecuencias de un cambio climático extremo.

Entre ellos, mencionó la planificación urbana, sistemas de drenaje, sistemas de alerta temprana (pluviómetros, entre otros), fortalecer áreas de investigación vinculadas a la prevención de desastres, promover nuevas variedades de semillas resistentes a la humedad y fiscalizar la ubicación de viviendas en zonas inseguras (cerca al cauce de los ríos por ejemplo).

Impacto en el sector

Los asociados de ADEX de diferentes puntos del país reportaron la necesidad de reestablecer el tránsito y reforzar la seguridad, pues ya se han dado casos de saqueos. Esto pasó en Huarmey en donde asaltaron varios camiones con carga.

Otra empresa mencionó que sigue interrumpida la carretera Caraz-Lima, por lo que no es posible, ni el traslado de materia prima, ni la salida de la oferta exportable peruana, lo que  trae consigo la pérdida de productos perecibles. Adicionalmente, la falta de internet en Huaraz y Caraz hace imposible las transferencias bancarias, lo que podría originar problemas con bancos y financieras.

Las empresas agroindustriales que se proveen con insumos de pequeños productores, parte importante de la cadena agroexportadora, también se han visto afectadas. Una de ellas que exporta cacao, refirió que la cooperativa piurana que le provee de ese producto, no podrá hacerlo pues está priorizando la recuperación de su sede central y su centro de acopio que han sido inundados por las lluvias.

“Los caminos que unen a los agricultores con la cooperativa han sido seriamente perjudicados, por lo que están incomunicados”, refirió otro exportador de cacao que ya no tiene materia prima disponible.

Asimismo, las empresas del norte solicitan la urgente rehabilitación del puente Virú de La Libertad y del puente que está sobre el río La Leche (camino a Jayanca), para  trasladar la oferta agroindustrial. De igual forma destacaron la necesidad de contar con información fluida de las autoridades sobre ambas obras para planificar los envíos.

Por su parte, una empresa que se abastece de insumo de la Selva indicó que dada la mala situación de las carreteras, una carga que demora dos días en llegar, ahora necesita hasta una semana con el consiguiente incremento de las tarifas y la merma de los insumos.

Inspectores de Senasa

Una agroindustrial de Piura informó que los inspectores de Senasa no pueden trasladarse a algunas zonas de esa región para continuar con las inspecciones. Otra agregó que tiene semillas almacenadas en el aeropuerto de Piura y que ante la actual situación, seguirán ahí hasta nuevo aviso, pues no pueden ser trasladadas.

Varias empresas sugirieron gestionar con Aduanas la disminución de sus tarifas de almacenes, que son más caras que otros particulares, que, dadas las circunstancias, están al límite de su capacidad.

La carencia de agua también afectan los frutales. Una empresa que procesa pulpa de fruta refirió que Santa Rosa, al norte de Lima, no tiene agua hace una semana y que las frutas se están cayendo por lo que está en riesgo de perder la cosecha. Otro tema es la seguridad ya que se han visto casos de camiones asaltados, al igual que el mercado de la zona.

Desborde en Carapongo

El desborde del río Rímac en la urbanización Carapongo de Chosica afectó seriamente once años de trabajo de la empresa Avendaño Trading Company S.A.C., asociada de ADEX, pues gran parte de sus instalaciones fueron destruidas por el caudal. Se estimó pérdidas de hasta S/. 7 millones.

“El agua ingresó a la planta, inundó todo el área y arrasó con los productos”, narró René Avendaño, dueño de la empresa quien solo pudo rescatar 18 de las 200 toneladas de quinua que tenía listas para exportar.