BASF reafirma su compromiso con desarrollo sustentable

0
122
  • En el Informe Anual de América del Sur
  • Las actividades de la compañía refuerzan la sustentabilidad, diversidad e innovación como pilares estratégicos para impactar positivamente en la cadena de valor y la sociedad.
  • Desde 2016, cerca de 410 mil personas han sido beneficiadas gracias a la propuesta de compromiso social que BASF llevó adelante en la región.
  • Los proyectos de digitalización acercaron a BASF a sus clientes y contribuyeron a impulsar aún más las ventas en la región.

BASF difunde su Informe Anual, en que presenta sus principales actividades y resultados en América del Sur durante el 2018. En esta nueva edición, la compañía informa sobre su desempeño financiero, su estrategia y sus metas a nivel social, además de que se refuerzan los compromisos que dirigen la operación en la región, cuyo objetivo es la producción segura, eficiente y confiable. Además, reitera el papel que tiene la innovación y la sustentabilidad como pilares fundamentales en la búsqueda de soluciones para tres desafíos globales: recursos, ambiente y clima; alimentación y nutrición; y calidad de vida.

El Informe Anual está disponible en el sitio web de BASF y en él la compañía detalla las acciones que contribuyen a la sustentabilidad de sus operaciones, la reducción del uso de materias primas, energía y agua, así como la optimización de sus procesos para generar menos residuos y promover la reutilización. Entre las principales metas ambientales globales se encuentra el crecimiento neutro de las emisiones de CO2 hasta el año 2030.

Asimismo, el documento presenta iniciativas de compromiso social que marcaron la actuación de BASF en el 2018. Desde el 2016, cerca de 410 mil personas han sido beneficiadas por dichas acciones en América del Sur, donde la compañía ha desarrollado proyectos de valor compartido en Argentina, Brasil, Chile, Perú y Uruguay.

En la región, entre los 6.180 colaboradores, el 30,1% son mujeres, de las cuales el 28,9% de ellas ocupan cargos de liderazgo. Una vez más, la diversidad ha sido fundamental para impulsar la innovación en BASF, lo que, al invertir en digitalización, ha impulsado también la creación de valor para el negocio, la sociedad y los clientes.

El año pasado, las ventas de BASF en América del Sur tuvieron un valor total de 3.300 millones de euros, un aumento del 5% en comparación con el año anterior. En todo el mundo, la compañía capitalizó ventas de 62.600 millones de euros, de las cuales el 27,7% procede de productos que contribuyen con la sustentabilidad en la cadena de valor. A su vez, la meta es alcanzar los 22.000 millones de euros en ventas hasta el año 2025. En el mismo período, se invirtieron globalmente 2.000 millones de euros en investigación y desarrollo.

“Estamos constantemente evolucionando para llegar a nuestro compromiso de impactar positivamente toda nuestra cadena de valor y la sociedad. Este es nuestro modo Y. Somos sustentables y eficientes; responsables y productivos”, afirma Manfredo Rübens, presidente de BASF para América del Sur. “Todo lo que hacemos tiene coherencia con el conocimiento que BASF ha adquirido a lo largo de más de 150 años y nuestro objetivo es emprender para crear el futuro con optimismo, siempre buscando mejorar nuestro foco en el cliente”, destaca.

Otro tema presente en el Informe Anual es el aporte de BASF al agronegocio con la entrada en el mercado de semillas de soja, algodón, canola, hortalizas y frutas. En el área de la innovación, a través del programa AgroStart, más de 340 startups se inscribieron a partir de proyectos innovadores para el agronegocio.

Con el fin de garantizar su crecimiento a largo plazo y crear oportunidades de negocio como un socio estratégico para sus clientes, BASF trabaja globalmente para que el 90% de los gastos relevantes sean sometidos a evaluaciones de sustentabilidad para el 2025 y que el 80% de los proveedores mejoren su desempeño en sustentabilidad. A lo largo del Informe Anual, la compañía reafirma otra meta para aumentar la importancia de la sustentabilidad en los procesos de toma de decisiones y modelos de negocio, razón por la cual se ha destacado como pionera en la implantación de proyectos de economía circular para el reciclaje químico de desechos plásticos.

En 2018, BASF mostró diversos ejemplos prácticos de sustentabilidad en los cinco países, entre ellos: el desarrollo del ecovio®, plástico biodegradable y compostable producido a partir del almidón de maíz, especialidades a base de aceite de palma certificado, acciones de eficiencia energética y soluciones para el sector de construcción, que contribuyen a reducir el consumo de agua.

A lo largo del 2018, BASF superó su meta de facturación y cerró el año con un resultado financiero positivo y continuó acompañando las tendencias mundiales en sustentabilidad, como las nuevas tecnologías aplicadas a la producción agrícola, la digitalización y la trazabilidad de productos.