“Vraem necesita mejores vías de comunicación y apoyo al agro”

0
407

El legislador Benicio Ríos (APP) promueve un proyecto de ley que declara de necesidad pública la elaboración de los estudios de factibilidad, expediente técnico y ejecución del túnel La Verónica, que podría unir el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) con el resto del país.

¿Por qué es tan importante la construcción del túnel La Verónica, iniciativa que presentó y fue aprobada en comisión y que los pobladores de la provincia de La Convención (Cusco), en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), esperan desde hace años?

–De esta obra se habla desde hace más de 30 años. Y ¿por qué razón? Debido a que La Convención es una de las provincias más extensas de la región Cusco, siendo eminentemente agraria, con una producción de café, cacao de exportación, frutas, y que cuenta, además, con zonas turísticas. También es la provincia energética del Perú ya que ahí nace Camisea y turística porque la zona de Vilcabamba tiene muchos restos arqueológicos y parques naturales. Todo ello hace que se hable de este proyecto desde hace mucho tiempo. ¿Qué permitirá? En principio, las personas que transiten por este túnel ahorrarán tres horas de viaje y evitarán accidentes ocasionados por granizadas y nevadas. De esta manera, se reduce en un 30 por ciento el precio de los pasajes y esperamos que se haga realidad, puesto que está incluida en el Plan de Desarrollo Concertado de la Región del Cusco al 2021 y existe un perfil aprobado.

Me comentó que, aunque aún no existe el túnel, esta vía se usa como alternativa para llegar a Machu Picchu.

–Así es. Con la obra culminada podría convertirse en una muy buena vía alterna para llegar a esta maravilla del mundo, porque se puede llegar a Santa María y luego ir hacia Santa Teresa y llegar a Machu Picchu. Esta opción la utilizan algunos estudiantes y turistas cuando no encuentran pasajes para ir por el tren.

¿Qué otros problemas se resolverían con la construcción de este túnel?

–Consideramos que existen varias justificaciones para ejecutar esta obra. Este túnel permitiría resolver la conexión con la provincia de La Convención y conectarla con el mercado local, regional e internacional. Estamos hablando de una infraestructura con 14 kilómetros de extensión (con accesos) y que tendrá una invalorable importancia en el futuro. Estamos hablando de una obra que permitirá el rápido acceso a los mercados de toda la producción de esta parte del país, no solamente de los valles ubicados en La Convención, sino también de las partes altas de la provincia. Entonces, uno se imagina que ese comercio puede dinamizar la economía en la región de Cusco y otras circunscripciones. Además, facilitaría el acceso a los productos sembrados por los campesinos y no solo lograremos este comercio en la provincia de La Convención, sino desde ahí llegarían a Lima y, por qué no, al extranjero, ya que tenemos productos exportables como el café orgánico y el cacao.

¿Actualmente, en qué estado se encuentra este proyecto para construir el túnel?

–En la actualidad hay un perfil técnico, pero lo que estamos planteando en nuestro proyecto de ley es la elaboración del expediente técnico y su ejecución por parte del Estado, comprometiéndose, además, a las municipalidades distritales, la provincia de La Convención, al gobierno regional y al nacional. Juntos, estoy seguro de que esta obra sí sería una realidad en el corto tiempo. En el perfil se habla de un aproximado de 1,000 millones de soles lo que costaría realizar este túnel, pero la importancia será muy alta, teniendo en cuenta la conexión que podría darse con esta zona.

Usted también forma parte de la comisión que ve las acciones del Estado a favor del Vraem. ¿Cuál es el balance que hace de esta labor?

–Formo parte del grupo especial multipartidario del Vraem, que tiene como propósito ver cuánto es lo que el Estado invierte en esta parte del Perú, así como analizar los resultados y los efectos en la población. Yo siempre digo que los problemas que tiene esta zona no se resolverán militarizándola, sino que necesitamos inversión en salud, educación, saneamiento básico y vías de comunicación, entre otros. En esta comisión estamos conversando con los diferentes sectores involucrados con el Vraem y principalmente viendo cuánto se ha invertido y qué logros hay, aunque todavía seguimos recabando información y aún no tenemos un informe redactado.

Congresista, también nos comentó sobre la gran riqueza de productos agrarios que tiene la zona del Vraem, ¿pero qué faltaría para que esos productos se puedan industrializar, darles un valor agregado y exportarlos?

–Falta inversión y sobre todo tener la forma y las vías para poder sacar esa producción a los grandes mercados. La construcción de este túnel sería un paso muy importante, la transformación de productos es vital porque existen zonas muy productivas. Tenemos, por ejemplo, una piña de primera calidad, plátanos de exportación, cacao, así como otras frutas. ¿Para qué necesitamos esta transformación?, porque estaríamos muy orgullosos de consumir una piña enlatada del Vraem y con ello estaríamos dignificando al campesino, dando ese valor agregado. Son estas obras las que necesita el Vraem.

Hospital regional

El parlamentario también presentó una iniciativa legislativa con la finalidad de dotar de nueva infraestructura y equipamiento al Hospital Regional del Cusco. Así se beneficiará no solo a los habitantes de esta región, sino a los de Apurímac y Puerto Maldonado.

“El Hospital Regional del Cusco ya tiene más de 52 años de vida. Ha soportado un terremoto y la infraestructura tiene fisuras y consideramos que debemos contar con una mejor atención para los pacientes que se atienden allí”, explicó.

Dijo que su planteamiento también permitirá crear un departamento especializado de oncología para garantizar el tratamiento del cáncer y no ser derivados a Lima o Arequipa, como ocurre en la actualidad.

Además, el congresista también sugiere un apoyo a los ganaderos de vicuñas, para que puedan contar con un seguro que permita enfrentar las adversidades de la naturaleza, especialmente el frío y la sequía.

(Fuente: Andina)