USMP obtiene financiamiento para prevenir violencia contra mujeres

0
187

En las empresas del Perú

En el marco de iniciativas innovadoras de prevención de la violencia de género, el Banco Mundial y la Iniciativa de Investigación sobre Violencia Sexual otorgaron US $1,1 millones a 11 equipos elegidos entre más de 250 investigaciones a nivel mundial.

Dentro de los ganadores se premió el proyecto desarrollado por el Instituto de Investigación – IDIN de la Facultad de Ciencias Administrativas y RRHH de la Universidad de San Martín de Porres USMP denominado: “¿Cómo hacer sostenible las acciones de prevención de la violencia contra las mujeres en las empresas?” un modelo de evaluación empresarial para medir los impactos económicos de sus acciones de prevención”

Este premio, que fue financiado por la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial, permitirá a la USMP ayudar al sector privado a mejorar su respuesta frente a casos de violencia contra las mujeres, siendo este proyecto el primero enfocado en el sector privado.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud OMS a nivel mundial, el 35% de las mujeres ha experimentado violencia física o sexual por parte de su pareja o de alguien que no es su pareja en algún momento de su vida. Los estudios demuestran que, además de ocasionar daños directos a las agredidas, la violencia contra las mujeres ocasiona pérdidas económicas a las empresas, equivalente al 3.7% del PBI.

De este modo, se busca prevenir y reducir la violencia contra las mujeres, y los efectos perniciosos que esta tiene a nivel individual, hogar, comunitario y gobierno. En este sentido, se hace un llamado a toda la sociedad, incluyendo el sector empresarial para la lucha contra la violencia contra las mujeres, pues destruye la productividad laboral de las trabajadoras agredidas y trabajadores agresores.

Desde el año 2013 el Instituto de Investigación de la Facultad de Ciencias Administrativas y Recursos Humanos de la USMP viene realizando diversos estudios y aplicando metodologías para prevenir y reducir la violencia contra las mujeres en las empresas privadas de Perú, Bolivia, Ecuador y Paraguay.