¿Terremoto político?… Por Octavio Huachani Sánchez

0
556

Un sismo político de imprevisibles consecuencias se produciría esta semana en nuestro país. Mañana martes debe concurrir el presidente del Consejo de Ministros Salvador para sustentar el pedido del Ejecutivo en torno al proyecto de reforma política que presentó su Despacho la semana pasada.

Todo indica que en caso de no ser aceptado el proyecto tal como ha sido presentado el gobierno plantearía una cuestión de confianza. Lo que parece inevitable. Toda vez que el primer tema de la reforma del Ejecutivo que plantea pasar el levantamiento de la inmunidad parlamentaria a la Corte Suprema ya ha sido rechazada. Y fujimoristas y apristas han reiterado que sobre ese tema no hay marcha atrás.

Ese sería el principal escollo. Así las cosas, si el Congreso rechaza la cuestión de confianza el presidente puede apelar a la Constitución y convocar a elecciones parlamentarias.

Y es en este punto donde se suscita la controversia que ha dividido a parlamentarios, juristas y a la mayoría de los peruanos.

El comienzo del fin

El epicentro de este temblor, que puede llegar a convertirse en terremoto, se originó el día viernes a las 9 de la noche cuando el presidente del Tribunal constitucional (TC) Ernesto Blume se presentó en el programa que conduce Mávila Huerta.

En el fragor de la entrevista, el magistrado señaló que el presidente Martín Vizcarra no está posibilitado para observar una ley de rango constitucional. “El mandatario no está legitimado para ello” enfatizó.

Blume dio a entender que el Ejecutivo no está facultado para  cerrar el Congreso si una vez dado la cuestión de confianza el Congreso decide modificar algún punto de su reforma política. Explicó que si el Congreso aprueba modificaciones en los proyectos del Poder Ejecutivo acerca reforma constitucional, estas no podrán ser cuestionadas por el mandatario

El presidente del TC dijo que no hay que forzar las cosas. “Este tipo de cambios deben hacerse con serenidad y prudencia. Estoy haciendo una invocación general. Observo que hay este espíritu crispado y creo que el Perú debería serenarse para encontrar un camino de diálogo, de concertación, de solución de los problemas”, añadió.

Blume señaló que no se pueden imponer reformas constitucionales en clara alusión a lo declarado por el premier del Solar el día que oficializo la cuestión de confianza al congreso

Un deslinde necesario y oportuno

Al día siguiente Blume oficializó sus declaraciones mediante un comunicado que difundió en las redes sociales. Inmediatamente la magistrada del Tribunal Constitucional (TC) Marianella Ledesma cuestionó el comunicado emitido por el presidente de dicha institución.

La magistrada enfatizó que las conclusiones de Ernesto Blume eran fruto de su propia interpretación. “No es una posición institucional y hago esta aclaración porque los magistrados del TC no somos actores políticos, somos jueces”, afirmó.

En ese sentido, Ledesma manifestó que como magistrados del TC deben “preservar su imparcialidad” y evitar emitir pronunciamientos. Sobre todo, luego que se planteara la posibilidad de consultar al TC sobre los alcances del pedido de cuestión de confianza del Ejecutivo.

“Si nosotros somos jueces para dirimir esas competencias en un escenario, estar adelantando o trasladando opiniones personales pero que de alguna manera llegan a comprometer la imagen institucional del tribunal constitucional”, cuestionó Ledesma.

Finalmente, la magistrada señaló que de ser el caso y se haga una consulta al TC por el pedido de confianza, Ernesto Blume tendría que inhibirse. “No va a haber otra alternativa”, finalizó l magistrada.

(Coincidentemente, después de las  declaraciones de Blume, el congresista de Concertación Parlamentaria Gilbert Violeta anunció que presentaría una acción de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC), porque no iba a “ceder” en su “obligación de legislar”. Además planteó la posibilidad de que se presente una demanda de competencia ante el mismo ente).

Dime con quien andas…

Ernesto Blume Fortini es un veterano y ducho abogado especializado en Derecho Constitucional. Desde junio de 2014 es Magistrado del Tribunal Constitucional del Perú (TC). Fue elegido por el Congreso de la República y su  mandato está vigente solo  hasta fines de este mes.

Es decir no tiene nada que perder. Además trabajo no le va a faltar. En los últimos años ha prestado sus servicios a diversas municipalidades.

Su estudio de abogados, que figura a nombre de su esposa e hija, también ha asesorado a los municipios de San Martín de Porres, Magdalena del Mar, San Isidro, La Punta y Arequipa ganando cuantiosas sumas de dinero, lo que es lícito..

Pero no solo tuvo como su cliente estrella a Telefónica del Perú, que le debe millones de soles al Estado si no también ha estado al servicio de la Municipalidad del Callao con Félix Moreno como alcalde, del municipio de San Juan de Lurigancho con Carlos Burgos en la alcaldía;  y como cereza de torta al Municipio de San Miguel cuando Salvador Heresi era burgomaestre y quién ahora como legislador, acaba de declarar que  “el Ejecutivo estaría perpetrando un golpe” y que firmaría la moción contra  la cuestión de confianza.

Según el portal Mano Alzada, entre el 2008 y el 2016, Blume Fortini recibió más de 1 millón 753 mil soles por los servicios prestados a la gestión de Moreno, 544,998 soles por servicios a la gestión de Heresi, y 640,500 soles en la gestión de Burgos.