Supervisan funcionamiento de hogares protegidos para pacientes en salud mental

0
109

Atención en cuatro hogares protegidos se desarrolla sin inconvenientes.

Los cuatro albergues de pacientes con discapacidad mental instalados el año pasado en la ciudad de Iquitos, llamados hogares protegidos, funcionan de manera aceptable. Así lo comprobó un equipo de trabajo del Ministerio de Salud (Minsa) que viajó a la capital de Loreto para supervisar la atención de salud mental en la región.

Se trata de los hogares protegidos Nauta, Moore, Teniente Pinglo y Santa Rosa, que en total albergan a 25 personas dadas de alta del servicio de Salud Mental del Hospital Regional de Loreto y que no tienen familia. En los hogares, gestionados por la Dirección Regional de Salud (Diresa), estas personas se esfuerzan permanentemente para lograr la mayor recuperación posible de las enfermedades psiquiátricas, mayormente esquizofrenia.

En estos servicios de apoyo los pacientes, cuyas edades oscilan entre los 20 y 50 años en promedio, son incluidos en un proceso de rehabilitación psicosocial, que incluye la capacitación en instituciones externas para ejercer algún oficio como computación, cocina, carpintería, etc., con el objetivo de lograr la mayor recuperación posible.

Cada hogar cuenta con una monitora o un monitor, que se encarga de velar por el bienestar de los albergados dentro del albergue; y una cocinera o cocinero. Asimismo, un psicólogo visita constantemente el hogar para organizar el plan de rehabilitación. Cada hogar tiene capacidad para ocho camas.

El Minsa, a través de su Dirección de Salud Mental y en el marco del Programa Presupuestal 131 Control y Prevención en Salud Mental, asesoró al Gobierno Regional de Loreto y a la Diresa en la implementación de estos hogares protegidos y del servicio de Salud Mental del Hospital Regional de Loreto, el cual ahora cuenta con 10 camas y está en capacidad de realizar diagnósticos y tratamientos, con lo cual los pacientes ya no son necesariamente trasladados a Lima.