Sodalicio protege a sus miembros

0
310

La Comisión Investigadora de Abusos Sexuales contra Menores de Edad en Organizaciones que preside Alberto de Belaunde de Cárdenas (NA) invitó a informantes del caso “Sodalicio de Vida Cristiana” para hablar sobre el desenvolvimiento, discurso y estructura de la organización; presuntos abusos sexuales, físicos, psicológicos y económicos; y la respuesta que brindó la institución en caso se haya dado.

Renzo Orbegozo, informante y testigo, calificó al Sodalicio de insolente, abusivo y despreocupado por la persona. “No fui víctima de agresión sexual pero sí testigo de varias personas, amigos de la comunidad que lo sufrieron”, afirmó. En lo que respecta a su caso se refiere a otros temas que fueron vistos por una Comisión de Ética.

En primer lugar manifestó que fue visto en Ética por realizar un largo proceso dentro de la comunidad para salir de allí y que fue considerado como un discernimiento durante nueve años. En segundo lugar por acceder a una beca de estudios a una carrera que él no quería, y en tercer lugar, por no haber sido atendido debidamente cuando adquirió, dentro de la comunidad, la diabetes.

Entre los casos que refirió conocer informó sobre uno de los jóvenes estudiantes, quien le comentó haber sido víctima de Ricardo Treneman, uno de los fundadores del Sodalicio, como la persona que se excedió con él y que por ello recurrió al consejo de un sacerdote, Juan Mendoza, quien en lugar de apoyarlo le contó todo al mismo Treneman. Orbegozo sostiene que dentro del Sodalicio en lugar de acoger y ayudar al denunciante, se busca la protección entre los miembros, al margen de si son o no responsables.