Sinfonía por el Perú apoya intervenciones de Devida en ex zonas cocaleras

0
224

Cerca de 400 niños participan en núcleos de Cachicoto y Caballococha

Sinfonía por el Perú, el proyecto musical que impulsa Juan Diego Florez, apoya los programas de desarrollo alternativo que impulsa Devida en las ex zonas cocaleras, con la implementación de centros de enseñanza musical para niños, indicó el coordinador de proyectos de esta institución, César Oré.

Precisó que actualmente tienen un núcleo de enseñanza musical en el distrito fronterizo de Caballococha, provincia de Ramón Castilla, región Loreto, donde participan que 200 niños de entre 5 a 15 años.

Cuentan además con otro núcleo en Cachicoto, valle del Monzón, región Huánuco donde también atiende a un número similar de pequeños.

“Hace más de un año trabajamos con Devida en sus zonas de intervención. Los acompañamos como un programa complementario a la labor que desarrollan, con atención a un grupo etario diferente al que tienen, para fortalecer su intervención institucional”, indicó.

En declaraciones a la agencia Andina, sostuvo que antes de iniciar sus actividades en las ex zonas cocaleras se realiza una labor de sensibilización con la población para que se sumen a las escuelas de enseñanza musical.

“Una virtud de la música es que rápidamente conquista los corazones y el espíritu de la gente, hay una cogida de la comunidad por el programa”, comentó.

Explicó que la intervención de Sinfonía por el Perú tiene un enfoque preventivo. Los centros de enseñanza ofrecen a los niños atención diaria por un periodo largo, para que el uso de su tiempo sea positivo y alejarlos de la calle.

Refirió que en estas zonas es clave el respaldo de las autoridades locales para para el desarrollo del proyecto musical.

Comentó además que estas zonas se trabajan con un repertorio que recoge la tradición musical de estas colectividades.

“La lógica metodológica de Sinfonía por el Perú es que usa la música como herramienta de inclusión social, parte de la labor que hacemos es adaptar el repertorio a la colectividad y los instrumentos locales para ver cómo lo adaptamos a una forma de ejecución colectiva”, refirió.

(Fuente: Andina)