Reflexionar y meditar contribuyen a lograr el equilibrio emocional

0
174

Ambas prácticas deben promoverse al interior de las familias

La reflexión y meditación continúa ayuda significativamente a la persona a mantener buena salud y mejorar su percepción de bienestar emocional, señalaron voceros del Instituto Nacional de Salud Mental Honorio Delgado – Hideyo Noguchi (INSM – HD/HN).

La médica psiquiatra de la dirección de Salud Colectiva, Vanessa Herrera López, explicó que la reflexión mejora la salud física y mental, permite a las personas conocerse a sí mismas, calmar su mente y reducir el estrés cotidiano. Además, dijo, incrementa su grado de bienestar y satisfacción.

Otros beneficios de la reflexión están ligados al poder disfrutar de paz interior, mejorar el descanso y calidad de sueño, favorecer la aparición de emociones positivas ligadas a la empatía, autocompasión, amor y perdón, disminuir la percepción de dolencias físicas y tener tolerancia al dolor, agregó.

“Es importante que las personas observen sus pensamientos y emociones en el presente, y vivencien su espiritualidad para alcanzar equilibrio emocional”, comentó la especialista.

Indicó que cuando las familias atraviesan por crisis o situaciones difíciles, es positivo que entre cada uno de sus miembros compartan reflexiones, pues se genera un soporte emocional que contribuye con la disminución de emociones y pensamientos negativos.

Es importante encontrar el momento y espacio adecuados para hacerlo. Si bien la reflexión y meditación pueden realizarse a cualquier hora del día, es recomendable hacerlo al momento de levantarse o acostarse, señaló.

La especialista reiteró que es importante reflexionar sobre la vida cotidiana, problemas que inviten a pensar, las crisis cotidianas que se viven en el ámbito personal, laboral, de pareja, situaciones difíciles, plan de vida como también sobre aspectos de su religiosidad o espiritualidad.

“Es importante la enseñanza de la reflexión y meditación en el seno de las familias, practicando cotidianamente y modelando a los hijos y entorno a diario para convertirla en una práctica saludable incorporada a la vida espiritual”, precisó.

(Fuente: Andina)