Red Hat: cultura open para avanzar en equidad de género en el sector TI

0
270

El gerente de Recursos Humanos de Red Hat para América Latina participó de un panel en torno a las oportunidades que ofrece el desarrollo tecnológico para avanzar en equidad e inclusión en las empresas. La clave, señalaron los expertos, estaría en generar condiciones de equidad por iniciativa propia

Durante esta semana se realizó la segunda versión del del IoT & Tech Forum Latam, evento que reúne a altos ejecutivos de América Latina y el mundo para discutir en torno a las últimas tendencias en tecnología e innovación, y analizar su impacto en diversas industrias.

Atendiendo a la tendencia global de movilizaciones demandando un cambio cultural en torno al género, la instancia contempló la realización del panel “Creando en la industria una cultura de innovación e inclusión de género en Latinoamérica”, en el que participaron Diego Crespo, Director de Recursos Humanos de Red Hat para América Latina, participó e, junto a Florencia Scandale, Directora de Recursos Humanos en Microsoft Argentina, y Sebastián Foldvary, gerente de Recursos Humanos en IBM Chile. La instancia fue moderada por la destacada abogada Nancy Ibaceta, experta en derecho laboral.

La discusión giró en torno a cómo construir una cultura empresarial moderna e inclusiva, atendiendo a los valores y liderazgos de cada organización. Por otra parte, se abordaron las principales tendencias actuales en la gestión de personas al interior de la empresa, y cómo las nuevas tecnologías de la información cambian la forma como los trabajadores adquieren nuevas habilidades y conocimientos.

Atendiendo en el sector de TICs, Diego Crespo comentó la experiencia de Red Hat en la inclusión de la mujer, remarcando que la compañía tiene como objetivo avanzar hacia una paridad absoluta entre hombres y mujeres, no sólo en términos de la composición de su personal, sino también en equiparar las condiciones y beneficios entre hombres y mujeres, lo que tiende a beneficiar a ambas partes.

Confrontando el hecho de que la maternidad continúa en muchos casos siendo una limitación para el desarrollo profesional de las mujeres, Crespo se refirió al concepto de “empresas familiarmente responsables”, para referirse a una serie de medidas que toma Red Hat para asegurar que las decisiones personales y familiares de sus trabajadores no signifiquen un obstáculo en sus carreras, siendo lo esencial avanzar hacia una igualdad en los beneficios que se otorgan a hombres y mujeres cuando se convierten en padres.

De todas maneras, los participantes del panel concordaron en que el verdadero origen de la baja participación de las mujeres en el rubro de tecnología se da fuera de las organizaciones, en el ámbito de las escuelas, donde por motivaciones principalmente culturales se desincentiva la participación de las mujeres en áreas como ciencia, tecnología e innovación.

Atendiendo a esta problemática, Red Hat comenzó recientemente a desarrollar en Argentina un plan piloto, en el cual la compañía buscará vincularse con las comunidades escolares para incentivar a las estudiantes a dedicarse a carreras relacionadas con las TICs. “Queremos que las chicas interactúen con la tecnología, hablar de distintas carreras, contarles el currículum de estas carreras. Esta es una manera de revertirlo, pero es un trabajo a largo plazo”, señaló Diego Crespo, describiendo este programa en vías de implementación.

De acuerdo con Florencia Scandale, las niñas y niños tienen intereses similares, “pero algo pasa en el camino”. Si bien se han producido avances en los últimos años, la participación de las mujeres en el sector tecnología sigue siendo menor en comparación con el mercado laboral en general, y no se condice con la proporción de egresadas de educación superior en la actualidad.

Es, entonces, responsabilidad de las empresas el adaptar sus entornos para aprovechar un potencial en talento y capacidades que actualmente se está perdiendo.  Según señalaron los panelistas, estos cambios no pueden apuntar hacia la generación de medidas excepcionales, sino por el contrario, las empresas deben adaptarse porque las condiciones actuales muchas veces dificultan el alcanzar una verdadera equidad de género en el trabajo.

Por otra parte, los panelistas debatieron igualmente en torno a la función que deben desempeñar las distintas entidades reguladoras en propiciar la equidad de género e inclusión de la diversidad en las empresas. En ese sentido, la posición de Diego Crespo es que las autoridades tienen que establecer criterios mínimos, ya que cuando se intenta alcanzar las condiciones ideales por medio de exigencias normativas, muchas veces se genera un efecto contraproducente. “El avance hacia la equidad de género en las empresas debe surgir como resultado de un proceso natural, necesitamos que las empresas sean un reflejo de la realidad, y las comunidades de código abierto por esencia son parte de ese entorno diverso”, señala el gerente regional de Red Hat.

Por otra parte, los panelistas analizaron también el impacto de las nuevas tecnologías en el área de recursos humanos, y cómo las nuevas herramientas están cambiando la forma de trabajar, especialmente para las nuevas generaciones, y también permiten una empresa más inclusiva, equitativa, y que permita compatibilizar la eficiencia en el trabajo con la vida personal.

Esto en concreto tiene que ver con posibilidades de flexibilidad laboral, de trabajo remoto desde el hogar, y la posibilidad que se otorga a cada trabajador de administrar sus tiempos. La tecnología que proveemos para que nuestra gente se pueda conectar desde su casa, o desde distintos lugares, y que no tenga que ser un trabajo rígido de un horario fijo de 09:00 a 18:00.