¿Cómo reconocer el dolor de las articulaciones?

0
160

Dolor de manos, caderas o rodillas son las afecciones articulares más conocidas que experimenta el ser humano a lo largo de toda su vida. Dentro de ellas, se encuentran  la artritis o la artrosis, que pueden ir acompañadas de la inflamación de una o más articulaciones, afectando las actividades diarias de quienes las padecen.

Diego Vásquez, Médico Reumatólogo de la Clínica Anglo Americana, comenta cuáles son las claves para detectar el dolor articular y así, poder detectar a tiempo la aparición de determinadas enfermedades.

Observar la presencia de inflamación, calor y enrojecimiento articular

La hinchazón articular puede ocurrir junto con el dolor articular, provocando que la zona afectada se vea más grande o de una forma anormal. Se debe observar si se experimentan alzas en la temperatura alrededor de la articulación, si el dolor es moderado o severo y si se presenta fiebre.

Experimentar rigidez articular

La rigidez es la sensación de que la movilidad de una articulación está limitada. No siempre es causada por debilidad o reticencia a mover la articulación a causa del dolor, puesto que algunas personas son capaces de accionar la articulación en toda su amplitud pero deben forzar esa zona específica. En este caso, puede ser indicación de inflamación, sobre todo si se experimenta en las mañanas de manera prolongada (un tiempo igual o mayor a 45 minutos).

Con estas recomendaciones, mantener la buena salud de las articulaciones será más sencillo. Se podrán realizar las actividades preferidas sin complicaciones y se contribuirá a la propagación de una cultura de prevención que beneficie a todos y permita gozar de una mejor calidad de vida para disfrutar con los seres queridos.

Por ejemplo, en la artrosis, el cartílago de la articulación se deteriora y su capacidad para regenerarse es limitada, lo que produce dolor y pérdida de la movilidad con el paso del tiempo. Como resultado, los huesos desprotegidos se rozan uno contra otro  derivando en inflamación, dolor y protuberancias óseas en la articulación, que causan rigidez y dificultad motora.