Rechazan campaña para impedir que Perú ingrese a la OCDE

0
59
COMISIÓN DE RR. EE. SESIONARÁ EN PUNO La Comisión de Relaciones Exteriores, que preside la congresista Luz Salgado, acuerda su primera sesión descentralizada que se realizará el 27 de febrero de 2018 en la provincia fronteriza de Yunguyo, en Puno.

Su más enérgico rechazo a la campaña de desprestigio contra el Perú emprendida por la empresa estadounidense Gramercy, con el propósito subalterno de poner obstáculos para que el país no tenga acceso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), expresaron representantes del Congreso de la República y el Poder Ejecutivo.

La expresidenta del Parlamento y actual titular de la Comisión de Relaciones Exteriores, congresista Luz Salgado Rubianes, denunció este hecho reprobable en la sesión de la Comisión Especial de Seguimiento de la Incorporación del Perú a la OCDE, que preside la legisladora Cecilia Chacón de Vettori (FP).

Salgado Rubianes subrayó que el Parlamento acordó apoyar al Ejecutivo en las gestiones para lograr la incorporación del Perú a la OCDE, porque el pueblo peruano se beneficiaría en todos los aspectos, sobre la base del progreso y desarrollo político del país.

“Tantos años venimos trabajando en esta meta y lo seguiremos haciendo; pero resulta que ahora tenemos enemigos que pretenden frenar nuestro propósito. Esto tiene que investigarse porque pareciera que se trata de una maniobra, tomando como base los bonos de la reforma agraria, muchos de los cuales están impagos”, expresó la legisladora, quien ha sido una de las parlamentarias que ha bregado por el ingreso del Perú a la OCDE.

“La Cancillería tiene que ser más agresiva ante esta publicación, porque es una agresión contra el Perú, además tiene el propósito de poner obstáculos al proceso que está siguiendo el país para su ingreso a este organismo internacional. Y si se detecta que hay irregularidades en esa empresa, que se le denuncie”, expresó.

Por su parte, la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz Fernández, manifestó que el Poder Ejecutivo agradece al Congreso por el trabajo conjunto en la consecución del objetivo trazado e informó que el Ministerio de Economía sigue trabajando en lo concerniente al pago de los bonos agrarios.

Afirmó que la empresa estadounidense inició esta campaña negativa y distorsionadora, con lobistas pagados, con el propósito de lograr mejores montos por los bonos de deuda agraria que supuestamente ha adquirido.

Aráoz manifestó que esta maniobra no ha afectado en nada la imagen del Perú en el extranjero. “El Poder Ejecutivo y el Congreso de la República seguiremos trabajando con un solo objetivo “Programa País” que es lo que hemos sustentado ante la OCDE”, subrayó.

También informó que ha enviado un documento a la OCDE explicando los propósitos subalternos de la empresa estadounidense y la posición del Perú, a fin de que no se dejen sorprender por la maniobra. Tanto Luz Salgado como Cecilia Chacón pidieron que el documento sea remitido al Congreso de la República.

El representante de la PCM y comisionado extraordinario para la incorporación del Perú a la OCDE, Enrique Felices Saavedra, señaló que la intencionalidad de la empresa al sacar esa publicación, y la debilidad de sus argumentos, evidencia una maniobra. Anotó que los bonos de la deuda agraria se han dado hace 50 años.

Informó que el Perú participa activamente para que sea considerado dentro de la OCDE y que para ello viene trabajando hace 25 años, lo que significa que tenemos una experiencia sólida para lograr que nuestro país sea un miembro de esa institución internacional.

Felices sostuvo que al Perú, sobre la base de los avances que ha logrado, se le considera como uno de los candidatos más accesibles a ser aceptado por la OCDE. Destacó la labor cumplida por la congresista Luz Salgado Rubianes a favor del acceso al país a ese organismo internacional, cuando se desempeñaba como presidenta del Congreso y ahora como presidenta de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Salgado agradeció las palabras de reconocimiento, pero anotó que era su obligación de llevar a la práctica una política pública. “Esto lo apoyamos porque significará el progreso para el país. Es un deber y una obligación; y lo hemos demostrado en París reuniones con cada una de las 18 delegaciones diplomáticas que asistieron a la ese cónclave”, subrayó.