¿Qué sucede con los médicos?… Por: Octavio Huachani Sánchez

0
738

Otro escándalo de gravedad envuelve al emblemático Hospital Arzobispo Loayza y sus médicos. Un escándalo que lamentablemente el ruido político/legal ha puesto en un segundo plano pese a que los directamente agraviados son personas enfermas de modesta condición económica.

Hace pocos días  cinco médicos de ese nosocomio fueron descubiertos trabajando en clínicas privadas cercanas a ese centro de salud en horarios en los que supuestamente tenían que estar atendiendo a pacientes del mencionado hospital.

Una primera investigación efectuada por la Oficina de Transparencia y Anticorrupción del Minsa y que fue difundida en el programa “Cuarto Poder”, reveló que los médicos José Mauricci Ciudad, jefe del Departamento de Especialidades Quirúrgicas; Genaro Barrueto Rodríguez, médico del Área de Traumatología; Walter Paredes Vásquez, de Cardiología; Wenceslao Castillo, jefe del Servicio de Dermatología y Humberto Solís Linares abandonaban sus consultorios para dirigirse a trabajar en clínicas particulares ubicadas en la Av. Alfonso Ugarte.

De acuerdo a la investigación, ellos entraban a trabajar a las 7:30 a.m. y debían salir después del mediodía. Sin embargo los galenos se retiraban del nosocomio a las pocas horas de haber ingresado. Asimismo se comprobó que los citados médicos habían firmado recetas en las clínicas con horas en las que supuestamente debían estar trabajando para el Estado.

Pocos días después la propia ministra de Salud, Dra. Silvia Pessah, declaró que se había abierto un plan de trabajo anticorrupción y que existen más implicados. “Es lamentable admitirlo pero también hay otros casos en hospitales e institutos ubicados en Lima y en regiones”, dijo.

“Esta es una acción que el ministerio de Salud ha adoptado como una suerte de profilaxis en favor de nuestros pacientes en todo el país. Progresivamente iremos informando, conforme avance la investigación. Queremos garantizar que esto tenga sustento. En esta tarea sería estupendo que los pacientes nos hagan llegar sus denuncias”, invocó.

Sobre los cinco médicos denunciados la ministra de Salud, Silvia Pessah, anunció que ya fueron destituidos y están a la espera de un debido proceso.

El Loayza, otra vez…

Todos recordamos cuando a fines de las campaña presidencial del 2016 el médico Carlos Moreno Chacón, entonces asesor en tema de salud del candidato Pedro Pablo Kuczynski, fue denunciado por presuntos negociados relacionados con el Seguro Integral de Salud (SIS).

Según diversos audios y videos difundidos, Moreno hacía coordinaciones para beneficiar a una entidad privada al derivarle pacientes del SIS. El “negociazo” -como lo denominó Moreno- consistía en que los asegurados debían pagar por la atención en la clínica hasta 400% más que lo establecido en el convenio con el SIS.

Carlos Moreno además de ejercer la jefatura de la dirección del servicio de Gastroenterología, tenía a su cargo el Centro de Referencia Nacional en Gastroenterología del hospital Arzobispo Loayza.

El primer día útil de 2017 el médico Carlos Moreno volvió a trabajar en el Hospital Loayza. Esta vez como asistente mientras su proceso administrativo continuaba su curso. En junio de 2017, la dirección del Hospital Nacional Arzobispo Loayza media un comunicado informó sobre la ratificación de la destitución. Moreno había apelado a una primera resolución.

En el terreno legal

Luego de un largo proceso judicial, el 20 de setiembre de este año,  la Sala Laboral Permanente de la Corte Superior de Justicia de Lima declaró fundada la demanda por daños y prejuicios planteada por el Hospital Nacional Arzobispo Loayza en contra del ex asesor presidencial Carlos Moreno quien de acuerdo con la resolución, deberá pagar S/80 mil por “concepto de daño moral”. La procuraduría del Minsa había solicitado un millón de soles de reparación.

¿Qué pasa con los médicos?

Lamentablemente estas desatenciones ocurren en otros centros de salud del Minsa. A principios de año varios pacientes denunciaron que los médicos del centro de Salud de Yanahuara en Arequipa, dejaron de atender para celebrar la “Bajada de Reyes”, con show de enfermeros, dejando las instalaciones del primer nivel en completo abandono, mientras en los ambientes del segundo piso realizaban un bailetón con show incluido.

“20 minutos esperando y como ustedes escuchan está es la música de una fiesta en la que estaban participando médicos enfermeras y personal administrativo”, señaló un paciente que denunció el hecho a través de unas imágenes donde efectivamente se puede oír música a alto volumen.

Al respecto el director regional de salud señaló que la denuncia se encontraba en proceso de  investigación.