¿Qué son las “Cuestas de Enero” y cómo sobrevivirlas luego de fiestas?

0
77

En enero se acaba la euforia de la temporada navideña y las fiestas de fin de año, sin embargo, las deudas del mes anterior quedan, convirtiendo a esta temporada, en una de las más complicadas para las finanzas personales.

Pero ¿qué es la “cuesta de enero”? Un término popularmente conocido en varios países de América Latina, el cual hace referencia justamente a esta temporada del año donde el sobreendeudamiento, atraso en pagos, la poca capacidad para cubrir gastos fijos y la dificultad para satisfacer las necesidades básicas se hacen presentes.

Por esa razón, expertos en finanzas personales de “Aprende y Crece”, el programa de Educación Financiera y Negocios de Banco Azteca, coinciden que esta temporada es totalmente superable siempre y cuando se mantenga el orden y la disciplina de los pagos. En ese sentido, ellos comparten tres consejos que te ayudarán a enfrentar la temida llegada de enero y superar con eficacia económica el resto de meses del año. Toma nota:

1- Haz un diagnóstico financiero temprano: Conoce al detalle tu situación económica, verifica con cuánto dinero contarás al inicio del año. Posteriormente, identifica los gastos que debes cubrir de forma obligatoria en enero, como alquiler, servicios (agua, luz, teléfono, internet… etc.), alimentos, transporte, el pago tarjetas de crédito o préstamos.

En el caso de que no puedas cumplir con la totalidad de estos egresos, será el momento de que tomes decisiones, y elimines todos aquellos gastos que no sean prioritarios. Recuerda, una vez que conozcas la condición de tus finanzas, podrás tomar las acciones pertinentes para superar con éxito las primeras semanas del 2020.

2- Encuentra tus fugas de dinero: Las fugas de dinero son aquellos gastos minúsculos e innecesarios que se realizan de manera constante e inconsciente, los cuales pueden reducir los ingresos de forma casi invisible pero significativa. Pero si estos los identificas a tiempo, los podrás controlar y eliminar.

Escribe todos tus gastos en una hoja de papel y evalúa, qué es una necesidad y qué es un deseo. Esto te permitirá identificar si el egreso se debe a un hecho aislado, o si es una acción recurrente que no habías contabilizado; por ejemplo, si se te hizo tarde y gastas en un taxi para ir al trabajo, esto no debería causar problemas, a menos que se convierta en un hábito, entonces sí genera una fuga de dinero.

3- Utiliza inteligentemente el dinero: Al presentar dificultades económicas concéntrate en definir tus prioridades, recuerda que las necesidades van antes que los deseos. Si guardas un poco del aguinaldo, utilízalo para pagar deudas pequeñas o las que más intereses generan. Además, puedes limitar el uso de tarjetas de crédito para no alargar el endeudamiento.