Primeros prototipos hechos de material reciclado químicamente

0
286
The lab technicians test the wetting properties of a silicon wafer after it has been treated with Planapur®, a polishing material that contains nanoparticles. Wafers are polished with Planapur® several times during manufacture. To ensure that no scratches develop on their surface, the grinding particles must be extremely small and fine. As a leading market player in Asia and Europe, BASF has strong expertise in delivering process chemicals and solutions for the semiconductor industry.
  • BASF y Jaguar Land Rover exhiben
  • Empresas presentarán iniciativas en la mayor feria global para la industria de plásticos y caucho
  • Proyecto Chemcycling de BASF ayuda en la reducción de residuos plásticos

Un número cada vez mayor de empresas de la industria de plásticos está promoviendo la mejoría de los procesos de reciclaje de plásticos ayudando, de esta forma, a la creación de economía circular. Una de las formas en que BASF contribuye es por medio del proyecto ChemCycling.

A finales de 2018, BASF trabajó por primera vez en un piloto de volúmenes de aceite de pirólisis derivado de los residuos plásticos como materia prima en su propia producción.

En una conferencia de prensa antes de K 2019, la feria comercial más grande del mundo para la industria del plástico y el caucho, BASF, empresa química alemana, y Jaguar Land Rover (JLR), fabricante líder en la industria automotriz, presentaron algunos de los primeros prototipos que se crearon durante la fase piloto del proyecto ChemCycling. Se trata de un prototipo de soporte de radiador hecho de plástico, a partir de Ultramid® B3WG6 Ccycled Black 00564. I-Pace

“Como parte de nuestro compromiso de acelerar el circuito cerrado de fabricación en todas nuestras operaciones, siempre estamos buscando avances en tecnología que ayuden a reducir los residuos”, dijo Craig Woodburn, Gerente de Cumplimiento Ambiental Global de JLR.

“La capacidad de convertir los residuos plásticos en partes seguras y de calidad para productos de primera calidad a través del proceso ChemCycling es un paso importante para avanzar en nuestra ambición de ofrecer un futuro con cero desperdicios”, agregó.

Por su parte, con el proyecto ChemCycling, BASF aspira a procesar aceite de pirólisis derivado de residuos plásticos que actualmente no se pueden reciclar, como plásticos mezclados o contaminados.

“Si tenemos éxito en desarrollar el proyecto para cuando esté listo el mercado, ChemCycling será un complemento innovador de los procesos existentes de reciclaje y recuperación para resolver el problema de los residuos de plástico”, dijo Stefan Gräter, jefe del proyecto ChemCycling en BASF.

Desafíos Tecnológicos, Económicos y Regulatorios

Sin embargo, para pasar de la fase piloto al lanzamiento al mercado, será necesario resolver varios problemas. Las tecnologías existentes para transformar los residuos plásticos en materias primas recicladas deben ser avanzadas y adaptadas para su uso a escala industrial, con el fin de garantizar la alta calidad constante del aceite de pirólisis. BASF está actualmente investigando varias opciones para alimentar a Verbund (complejo de fábricas integradas) con producción de volúmenes comerciales de aceite de pirólisis a largo plazo.

Además de las cuestiones técnicas, los aspectos económicos también juegan un papel importante. Para que el reciclaje químico pueda ser aceptado en el mercado, los reguladores también deben reconocer el proceso oficialmente como reciclaje. Dentro de este marco, deben definir cómo se pueden incluir los enfoques de reciclaje químico y balance de masa en el cálculo de las tasas de reciclaje exigidas por la ley.