Piden a ministra estar al lado de la salud y no de intereses económicos.

0
214

 Lima, 10 marzo 2017 (peruinforma.com).-

En sesión de la Comisión de Salud y en presencia de la Ministra del sector, Patricia Funegra, la parlamentaria Rosa María Bartra Barriga insistió en que los decretos legislativos 1344, 1345 y 1290 en materia de Salud transgredieron las facultades delegadas al ejecutivo; y son anticonstitucionales por vulnerar la protección y seguridad de la salud  de los ciudadanos.

Expresó su observación sobre los decretos legislativos que transfieren productos dietéticos y cosméticos al control de la Dirección General de Salud Ambiental- DIGESA- lo que actualmente està bajo control y vigilancia de la  Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas – DIGEMID-

La parlamentaria liberteña sostuvo que los decretos se han analizado minuciosamente en la Comisión de Constitución, dando cuenta además,  que un ente de respeto y defensa de los derechos ciudadanos como es la Defensoría del Pueblo, ha dado “opinión desfavorable” contra esos Decretos Legislativos que se contraponen a lo establecido en el ordenamiento jurídico aplicable. “Pues lejos de contribuir a la mejora, “relaja” los requisitos para inscripción o importación de productos y de ningún modo puede suponer optimización de servicio en las entidades públicas”, enfatizó.

Bartra Barriga explicó que los productos cosméticos, dietéticos y edulcorantes presentan principios activos y contienen sustancias como preservantes, colorantes, emulsificantes etc., que, de no ser adecuadamente controlada su producción, podrían generar  daño a la salud, posición que también ha sido asumida por la Defensoría del Pueblo.

Por tanto, con esas modificaciones, se reducen las competencias de fiscalización y control a la DIGEMID, haciendo que nuestro país se convierta en uno de “fronteras abiertas”. 
Denunció que los recursos que se gastan en el Ministerio de Salud se hacen sin considerar el fortalecimiento de la DIGEMID, la cual desde el año 2012 necesita atención porque se debe cautelar la salud sobre los intereses de terceros.