“Pésimo ajedrecista: A Zavala le hicieron mate pastor”… Por: Ricardo Sánchez Serra

0
87

El expremier Fernando Zavala demostró ser un pésimo ajedrecista y tener un desastre de equipo de asesores, que con la lisonja y “sigue adelante que todo va bien” provocaron el mate pastor que causó una grave crisis, la caída del gabinete y la anulación del importante viaje del presidente a Estados Unidos.

Sin dos dedos de frente, Zavala pecha al Congreso, pensando que los rudos fujimoristas iban a asustarse y retroceder ante una censura que era a todas luces previsible. Era descabellado defender a la ministra de Educación –valgan verdades la dejaron sola- muy desprestigiada por su incapacidad de enfrentar una huelga de profesores que casi hace perder el año a los estudiantes y que el 75% de la población quería que se fuera.
El poder enceguece y ya Zavala no veía, ni comprendía nada. Estaba fuera de la realidad, más aún confundido con los ayayeros que lo rodeaban.

Lo más egoísta que hizo, con la probable excusa de irse, fue echar abajo a un gabinete que estaba recompuesto y funcionando. El problema era él, que no podía desempeñarse simultáneamente como premier y como ministro de Economía, que se aferró a los cargos y todavía señalaba que no conseguía un ministro de Economía, como si él fuera la última Coca Cola del desierto.

¿O estaba calculando que su “sacrificio” salvaba al país, abriendo la puerta a la censura de otro gabinete para que el presidente cerrara el Congreso y convocara a nuevas elecciones parlamentarias?

Otra mala conjetura. Desgraciadamente Pedro Pablo Kuczynski tiene una baja aceptación popular por culpa directa de Zavala, que tampoco supo ser un pararrayos o escudo ante las críticas. Nunca supo cómo salir con la espada desenvainada ante las críticas directas al mandatario, que es parte del trabajo de un primer ministro.

Y si quería que fuera el preámbulo del cierre del Congreso, ante unas nuevas elecciones legislativas los pepekausas tendrían mucho menos parlamentarios que antes, los fujimoristas se mantendrían más o menos, aumentarían las curules de las izquierdas, de los acciopopulistas y tal vez entrarían representantes del PPC o Solidaridad Nacional, a costa de las curules de los pepekausas. Mal negocio.

Ahora, los fujimoristas debieron ignorar el pedido de confianza y bajar del carro solo a la ministra Martens, para evitar la crisis, que hace daño a todo el país, a su economía, y no solo al Gobierno, sino también a ellos mismos.

Se debe nombrar a un premier con cintura política, que además sea el escudero del presidente, carismático y que tienda puentes. Que no sea un personaje controvertido, ni con pasado gris. Ojalá PPK encuentre a la persona indicada, por el bien de él y de la nación. Es el momento de los patriotas.