Papa Francisco pide rechazar “globalización de la indiferencia” frente a los que sufren

0
181

Subraya que ser “anónimos y sordos” ante las injusticias lastima el alma del pueblo

El Papa Francisco pidió hoy a todos los fieles católicos rechazar la “globalización de la indiferencia” frente a los que sufren, y seguir el ejemplo de Jesús, quien predicó el evangelio como respuesta a las injusticias de las que fue testigo en su época.

Durante la Homilía que pronunció durante la misa en la Base Aérea de Las Palmas, en Surco, el Sumo Pontífice recordó que existen actualmente “no ciudadanos”, o personas que no han logrado conseguir los medios adecuados para desarrollar su vida personal y familiar.

Recordó que estas personas, a quienes denominó “sobrantes urbanos”, viven al borde de los caminos o al margen de las ciudades, sin condiciones necesarias para llevar una vida digna. Duele -agregó- constatar que entre ellos están los rostros de niños y adolescentes, es decir, el “rostro del futuro”.

El Papa Francisco subrayó que, ante esta realidad, surge el llamado “síndrome de Jonás”, es decir, la decisión de huir y desconfiar y volverse indiferente frente al dolor de los demás.

(Surge) “Un espacio para la indiferencia, que nos transforma en anónimos sordos ante los demás, nos convierte en seres impersonales de corazón cauterizado, y con esta actitud, lastimamos el alma del pueblo”, criticó ante los más de un millón de fieles que se dieron cita en la instalación militar para escuchar su mensaje.

Jesús, el ejemplo

Frente a esta realidad, Francisco recordó el ejemplo de Jesús de Nazareth, quien tras el encarcelamiento injusto de Juan El Bautista, respondió iniciando su ministerio y recorriendo los pueblos para llevar su mensaje de amor y de advenimiento del Reino de Dios.

Ese ejemplo de Jesús, subrayó, continuó a lo largo delos siglos con sus discípulos y luego con los santos que continuaron difundiendo el Evangelio y el Reino de Dios.

“(El Reino de Dios) ha llegado hasta nosotros anunciado por esa nube de testigos que han creído en Él. Ha llegado hasta nosotros para comprometerse nuevamente como un renovado antídoto contra la globalización de la indiferencia. Porque ante ese amor, no se puede permanecer indiferente”, recalcó.

Recalcó que Jesús develó muchas situaciones que asfixiaban la esperanza de su pueblo suscitando una nueva esperanza.

“Jesús sigue caminando por nuestras calles, sigue al igual que ayer golpeando puertas, golpeando corazones para volver a encender la esperanza y los anhelos: que la degradación sea superada por la fraternidad, la injusticia vencida por la solidaridad y la violencia callada con las armas de la paz. Jesus sigue invitando y quiere ungirnos con su espíritu para que también nosotros salgamos a ungir con esa unción, capaz de sanar la esperanza herida y renovar nuestra mirada”, manifestó.

El Santo Padre añadió que Jesús invita a todos a involucrarse en esta tarea “como fermento allí donde estemos, donde nos toque vivir, en ese rinconcito de todos los días”.

“El Reino de Dios está entre ustedes, está allí donde nos animemos a tener un poco de ternura y compasión, donde no tengamos miedo a generar espacios para que los ciegos vean, los paralíticos caminen, los leprosos sean purificados y los sordos oigan y así todos aquellos que dábamos por perdidos gocen de la Resurrección”.

“Hoy el señor te invita a caminar con él la ciudad, tu ciudad, te invita a que seas su discípulo misionero, y así te vuelvas parte de ese gran susurro que quiere seguir resonando en los distintos rincones de nuestra vida: ¡Alégrate, el Señor está contigo!”, concluyó.

La misa en la Base Aérea de Las Palmas congregó a más de un millón de personas, con lo cual se convierte en uno de los acontecimientos más multitudinarios de los últimos años en el Perú.

Con este acto litúrgico, la máxima autoridad de la Iglesia Católica concluyó su visita pastoral al Perú.

En breve, el Papa Francisco se dirigirá al Grupo Aéreo Número 8 para embarcarse en el vuelo que lo trasladará a Roma.

En dicho terminal, el presidente Pedro Pablo Kuczynski despedirá al Papa.

(Fuente: Andina)