Papa Francisco afirma que la minería ilegal genera esclavitud y violencia sexual

0
96

“La defensa de la tierra no tiene otra finalidad que no sea la defensa de la vida”, resaltó

El Papa Francisco manifestó hoy, ante las comunidades nativas reunidas en Puerto Maldonado, que existe una devastación de la vida, producida por la minería ilegal, que genera la trata de personas y la violencia contra adolescentes y mujeres.

Durante su discurso refirió que la defensa de la tierra “no tiene otra finalidad que no sea la defensa de la vida”, al recordar el sufrimiento que padecen estos pueblos por el derrame de hidrocarburos que contamina su medio natural.

“La defensa de la tierra no tiene otra finalidad que no sea la defensa de la vida. (…), paralelamente, existe otra devastación de la vida que viene acarreada con esta contaminación ambiental propiciada por la minería ilegal. Me refiero a la trata de personas: la mano esclava o el abuso sexual”, dijo.

El Sumo Pontífice sostuvo que la violencia contra las adolescentes y contra las mujeres “es un clamor que llega al cielo”.

“Siempre me angustió la situación de los que son objeto de las diversas formas de trata de personas. Quisiera que se escuchara el grito de Dios, preguntándonos a todos: ¿dónde está tu hermano?, ¿dónde está tu hermano esclavo?, no nos hagamos los distraídos, hay mucha complicidad. ¡La pregunta es para todos!”, expresó.

Interlocutores

Asimismo, señaló que los pueblos nativos deben ser los principales interlocutores en un diálogo intercultural, sobre todo a la hora de avanzar en proyectos que afecten “sus espacios”.

Indicó que resulta imprescindible generar esfuerzos para desarrollar “espacios institucionales” de respeto, reconocimiento y diálogo con estos pueblos, asumiendo y rescatando la cultura, tradiciones, derechos y espiritualidad, que les son propias.

“Un diálogo intercultural donde ustedes sean los principales interlocutores, sobre todo a la hora de avanzar en proyectos que afecten sus espacios. El reconocimiento y el diálogo será el mejor camino para transformar las históricas relaciones marcadas por la exclusión y la discriminación”, aseguró.

En ese sentido, explicó que era justo reconocer que existen “iniciativas esperanzadoras” que surgen de las bases y organizaciones que los representan, que propician la participación de los propios pueblos originarios y comunidades como “guardianes de los bosques y recursos”.

El Santo Padre explicó que si para algunas personas los pueblos nativos son considerados un “obstáculo o estorbo”, con “sus vidas son un grito a la conciencia de un estilo de vida que no logra dimensionar los costes del mismo”.

Esterilizaciones

Por otro lado, solicitó que los Estados implementen políticas de salud interculturales, donde se tengan en cuenta la realidad y cosmovisión de los pueblos, promoviendo profesionales de su propia etnia.

“Para que sepan enfrentar la enfermedad desde su propia cosmovisión y como lo he expresado en el ‘Laudato si’, una vez más, es necesario alzar la voz a la presión que organismos internacionales hacen sobre ciertos países para que promuevan políticas de reproducción ‘esterilizantes’”, agregó.

Según el Santo Padre, estas políticas se dan de una manera “más incisiva” en las poblaciones aborígenes, promoviendo la esterilización de las mujeres “en ocasiones con su desconocimiento”.

(Fuente: Andina)