Odebrecht tenía órgano delictivo masivo y sofisticado

0
209

Que alimentó delirios de grandeza de Lula

La Comisión Investigadora Multipartidaria encargada de investigar los presuntos sobornos, coimas y dádivas en los que están involucradas las constructoras brasileñas con empresas, funcionarios y exautoridades peruanas, que preside la congresista Rosa María Bartra Barriga (Fuerza Popular), recibió, el pasado jueves, al exmiembro del Comité de Auditoría y Procesos de Graña y Montero S.A.A. Roberto Abusada Salah, quien proporcionó varios datos que serán materia de análisis durante este proceso de investigación.

PLAN BRASILEÑO

Abusada sostuvo que Odebrecht contaba con un órgano delictivo que era masivo y sofisticado que logró canalizar recursos montando un esquema internacional secreto, el mismo que estaba formado por empresas de fachada e, incluso, bancos.

Destacó que todo esto lo hacía mientras se mantenía fuera del escrutinio de los organismos reguladores financieros de los países desarrollados porque no transaba en ninguna Bolsa de Valores, lo cual –según sostuvo– resulta sorprendente para una empresa que vende servicios por 40 mil millones de dólares cada año

El invitado recordó que hace un año escribió un artículo donde se refirió a los objetivos políticos de Odebrecht, señalando que sirvió para mantener a organizaciones políticas, como el Partido de los Trabajadores en Brasil, durante 12 años y ha pagado sobornos mensuales a parlamentarios de oposición para conseguir votos.

Precisó que todo esto se hizo por los delirios de grandeza del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula de Silva, quien quería influir en toda América y ser visto como “los dueños del hemisferio”, buscando, entre otras cosas, los votos necesarios para conseguir un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y parte de esa estrategia era ser reconocidos también como una de las economías más grandes del mundo, a pesar de que ya participaban en el Grupo de los 20, organización que congrega a los países con las más economías más grandes del planeta.

Abusada señaló que el Perú no estaba al margen de este propósito y recordó que el todo el sector de Relaciones Exteriores miraba con una admiración increíble la política brasileña y que la izquierda peruana ha tenido siempre como modelo a Lula y como empresa emblemática a Petrobras. Agregó que estos objetivos también se inmiscuían en temas de defensa nacional.

Consultado por los miembros de la comisión que precise su comentario, manifestó que el ex canciller brasileño Celso Amorim utilizó al exministro de Defensa del gobierno de Ollanta Humala Luis Alberto Otárola para influir en las Fuerzas Armadas peruanas con el pretexto de “una alianza estratégica destinada a mejorar la capacidad disuasiva del país”.