“Odebrecht y su red de corrupción en Perú”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
1578

Con la misma laboriosidad e intencionalidad de un arácnido, Odebrecht fue tejiendo una red de corrupción que le aseguraría la continuidad de sus negocios así como sus defensas política/legales ante posibles contratiempos. Y esta red fue involucrando a todos los escenarios posibles. De esta manera, directa o indirecta, prestigiosos y costosos, estudios de abogados, políticos de alto nivel, y empresas que no dudaron en asociarse con este pulpo empresarial; terminaron integrándose a los turbios  negocios de esta multinacional.

Ahora se sabe que Odebrecht fue la principal empresa de construcción e ingeniería brasilera que durante años y a través de varios gobiernos operó en nuestro país. La más grande, pero también la más corrupta.

Si bien en nuestro país están involucrados tres ex presidentes: Alejandro Toledo, Ollanta Humala y Alan García; lo cierto es que fue durante el segundo gobierno aprista cuando Jorge Barata, operador  de la empresa Odebrecht en Perú, buscaba concretar operaciones importantes en nuestro país: carreteras, puentes, túneles, proyectos que se empezaban a cristalizar. Y así empezó a ser. A partir del siguiente año, 2007, Odebrecht consiguió obtener la buena pro para obras importantes.

Aquel año resultó inusitadamente activo para el representante de la empresa brasileña Jorge Barata quien se paseaba en el Palacio de Gobierno como Pedro en su casa. Barata visitó en tres oportunidades Palacio entre setiembre y noviembre. En las dos primeras ocasiones se reunió con el presidente García Pérez y la tercera fue exclusivamente para hablar con el secretario general Luis Nava Guibert. La cita duró una hora y media

Según los registros, las reuniones en Palacio continuaron el año siguiente. El 17 de enero del 2008, Barata regresó a la casa de gobierno para reunirse con Alan García, el 7 de febrero visitó por dos horas a Luis Nava, y el 26 del mismo mes volvió a hablar con el presidente aprista.

Según las agendas Barata había visitado Palacio de Gobierno en 16 oportunidades.

Tantas reuniones dieron sus frutos. Entre el 2006 y el 2011, el ex presidente Alan García y Jorge Barata viajaron juntos hasta en 23 oportunidades. Uno fue a Brasil y los otros 22 al interior del país.

Estar y mostrarse cerca “del hombre” le abrieron muchas puertas que facilitaron sus negocios. Además Barata supo “convencer” a altos funcionarios del gobierno aprista para hacer y rehacer contratos de acuerdo a sus ambiciones empresariales.

Prueba de ello es que fue durante el gobierno de García donde se han firmado el mayor número de las millonarias adendas, por las obras Interoceánica Sur y Norte, con Odebrecht y su socia Graña y Montero; así como con las empresas brasileñas Andrade Gutierrez, Camargo Correa y Queiroz Galvao. Aunque para ello haya tenido que cambiar a tres viceministros.

Alan García nombró como viceministros de Transportes a Hjalmar Marangunich, José Gonzales Quijano y Carlos Puga, quienes se encargaron de negociar las 15 adendas o nuevos contratos.

El viceministro Gonzales Quijano, con siete adendas fue la autoridad que más contratos suscribió con las firmas brasileñas.

Según documentos del Ministerio de Transportes y Comunicaciones, las adendas triplicaron el costo inicial de los contratos.

Un hecho que llama la atención es que las adendas firmadas no tenían sustento legal ni especificaba los montos.

Pero hubo otros actores involucrados. Todos funcionarios con capacidad de decisión para aprobar los ilegales incrementos.

Enrique Cornejo fue ministro de Vivienda entre 2007 y 2008 y luego de Transportes y Comunicaciones entre 2008 y 2011, lapso en el que habrían ocurrieron los sobornos de Odebrecht por la concesión de la Línea 1 del Metro de Lima.

Jorge Cuba, uno de los primeros detenidos por el caso de los sobornos, fue su viceministro de Comunicaciones. Su cuenta offshore Hispamar International Corp. tuvo depósitos de US$ 505 mil el 3 de julio de 2013, US$ 495 mil el 11 de julio de 2013 y US$ 1 millón el 11 de abril de 2014 que recibió por ayudar a Odebrecht a quedarse con el contrato del primer tramo de la Línea 1 del Metro de Lima. Por el tramo dos habría recibido US$ 6.7 millones de dólares. Actualmente se encuentra detenido.

Oswaldo Plasencia fue director ejecutivo de la Autoridad Autónoma del Metro de Lima y está incluido en la denuncia de la Procuraduría junto a Alan García y Enrique Cornejo.

Edwin Luyo integró el comité de licitación del Tren Eléctrico en Lima. Luyo es el titular de la cuenta offshore Oblong International Inc. Donde Odebrecht depositó US$ 196 mil el 11 de julio de 2013 y US$ 304 mil el 11 de abril de 2014. Actualmente se encuentra detenido.

Miguel Ángel Navarro trabajó en el despacho del viceministerio de Comunicaciones del Ministerio de Transportes y Comunicaciones durante el 2009, al lado de Jorge Cuba. Actualmente se encuentra detenido.

Mariela Huerta Minaya ocupó la presidencia del comité de licitación del tramo 2 de la línea 1 del Metro de Lima, la misma que integró Edwin Luyo. Según su registro migratorio había dejado el país con rumbo a Panamá el 3 de enero. Mariela Huerta, de 50 años, tiene pendiente una orden de captura.

Pero la labor de Jorge Barata cubrió todos los espacios posibles con tal de asegurar la ampliación de los contratos, Y como visnes son visnes, también ayudó a conseguir una chambita a los vástagos de las principales figuras apristas. Aquí la lista:

Julia Alva Parodi, hija de Luis Alva Castro, trabajó para Odebrecht por varios años. Su vínculo laboral empezó en setiembre de 2006 hasta febrero de 2012. Alva Parodi se inició como apoyo en el Ärea de Comunicaciones y Responsabilidad Social, luego fue trasladada al Área de Personas y Responsabilidad Social en el Consorcio Interoceánica IIRSA Norte, de la misma corporación brasileña. Finalmente estuvo en el Área de Personas y Organización de Odebrecht. En ese periodo, Alva Castro se desempeñó como congresista y ministro del Interior.

Guillermo Velásquez Obando, hijo del parlamentario y dirigente aprista Javier Velásquez Quesquén, laboró desde junio de 2013 a enero de 2016 en la Constructora Norberto Odebrecht-Sucursal Colombia. Velásquez Obando ejercía el cargo de asesor jurídico.

Otro de los afortunados fue Javier Cornejo Cisneros, hijo Enrique Cornejo, trabajó como analista socio ambiental de Santo Antônio Energia, empresa brasileña filial de Odebrecht. Cornejo Cisneros laboró allí entre septiembre de 2010 y julio de 2016. Enrique Cornejo, fue Ministro de Transportes entre el 29 de noviembre de 2008 y el 28 de julio de 2011.

Continúa la lista  José Antonio Nava Mendiola, el primogénito del ex secretario general de la Presidencia de la República durante el segundo gobierno de Alan García.

Durante este período Odebrecht contrató con la empresa de camiones de carga llamada Transportes Don Reyna que el hijo de Luis Nava dirigía.

Para cerrar con broche de oro tenemos que nombrar a Alan Raúl Simón García Nores, si el hijo del ex presidente quién de manera indirecta estuvo ligado a la constructora brasileña. Según detalla el propio Alan García Nores en Linkedin, ingresó a laborar como asociado en el estudio Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados, -que colaboró estrechamente con la cuestionada constructora-, en septiembre del 2013, dos años después de que padre dejó la presidencia. Sin embargo después se supo que entre los años 2012 y 2013 trabajó como asociado internacional del prestigioso estudio Simpson Thacher & Bartlett LLP. Esta firma tiene su oficina principal en New York y también representó a una subsidiaria de la cuestionada constructora, en este caso a Odebrecht Oil y Gas, con sede en Brasil.