“No se puede confundir lucha contra corrupción con persecución política”

0
202

Presidente Vizcarra afirma que situación de expresidentes y líderes políticos afecta imagen del país

La situación jurídica de los exmandatarios peruanos y de la lideresa del principal partido de oposición no solo impacta a la sociedad peruana y a la comunidad internacional, sino también afecta la imagen del país, sostuvo el Jefe del Estado, Martín Vizcarra, quien, no obstante, aclaró que no se puede confundir la lucha contra la corrupción con persecución política.

En declaraciones al diario El Mercurio de Chile, aseguró que esta es una realidad que no se puede ocultar.

“Lamentablemente, los últimos cinco expresidentes del Perú y la lideresa del partido con mayor representación en el Congreso o están detenidos, sometidos a investigación o rehuyendo a la justicia, no solo la sociedad peruana está impactada, sino la comunidad internacional”, apuntó.

Estos casos, en opinión del Mandatario, ponen a prueba al mismo tiempo la capacidad de las instituciones y de la propia democracia para determinar las culpas y juzgar a los responsables en el marco del debido proceso.

Reiteró que el Perú es un país democrático, con vigencia del Estado de derecho y la separación de poderes, y donde los órganos que administran justicia tienen plena autoridad de independencia para cumplir su función.

“Debo afirmar, en ese sentido, que no existe persecución política contra nadie, así lo han reconocido los propios partidos y líderes políticos de mi país, varios de los cuales están siendo investigados. No se puede confundir persecución política con lucha frontal contra la corrupción”, refirió.

Aseguró que la corrupción es un problema de alcance internacional, que necesita de una respuesta conjunta que permita actuar con mayor eficacia contra este flagelo.

Indicó que en la VIII Cumbre de las Américas se aprobó el Compromiso de Lima, con medidas concretas para luchar contra este flagelo, y que el Perú promueve la adopción de una resolución en Naciones Unidas para reforzar la cooperación en la lucha contra la corrupción y sus alcances internacionales.

(Fuente: Andina)