“Nerviosismo en la tienda naranja”… Por Octavio Huachani Sánchez

0
593

A escasas semanas del mensaje a la Nación del Presidente Martín Vizcarra y de la elección de la nueva mesa directiva del Congreso, varios integrantes de la tienda fujimorista muestran su preocupación por lo que pueda suceder durante el aniversario patrio.

El expresidente del Congreso, Luis Galarreta, por ejemplo, en una entrevista televisiva advirtió que el presidente Vizcarra planea cerrar el Congreso antes de las Fiestas Patrias.
Semanas antes, su colega de bancada, Karina Beteta, había criticado la posición del presidente Vizcarra quien anunció que presentaría una cuestión de confianza si no se aprueban las reformas presentadas por el Ejecutivo.

“No hay razón a que, por las reformas políticas, se pida un voto de confianza. Que sean otras motivaciones que camuflen la intencionalidad verdadera del cierre del Congreso, sería otro tema y (Vizcarra) pasará a la historia como un dictador”, señaló.

Por su parte el congresista Héctor Becerril, haciendo uso de un lenguaje ponderado y conciliador, que sorprendió a propios y extraños, se mostró a favor de que el menor de los Fujimori vuelva a ocupar su lugar en el Congreso de la República, pues, a su criterio, el parlamentario ya cumplió con la sanción que le impuso el Pleno. Pero Becerril fue más allá. Invitó a Kenji y a retornar al partido que lo llevó al Congreso. Invitación que por supuesto, extendió a los integrantes de Cambio 21.

Algo difícil pero en política no hay imposibles.

Como se recuerda la suspensión de Kenji Fujimori  fue aprobada en junio del año pasado con 58 votos a favor, de los cuales 50 fueron de Fuerza Popular. Pero en los corrillos naranjas circulan trascendidos de que el propio fundador del Fujimorismo estaría haciendo las gestiones para que sus hijos hagan las paces..

El motivo es obvio: los votos

De ser la mayor fuerza política en el Congreso, Fuerza Popular se ha venido debilitando debido a continuas deserciones producidas por diferentes motivos.

Y ahora ya no cuenta con los votos necesarios para asegurar la tenencia de, no solo la presidencia del Congreso, si no además de las comisiones más importantes. Aquellas encargadas de blindar a sus parlamentarios y a sus allegados. Nos referimos a la de Ética y Constitución donde Fuerza Popular mantiene mayoría.

Aunque todas las voces señalan a Rosa Bartra como la próxima titular de la mesa directiva del Congreso, ella ha respondido “de ninguna manera” sería presidenta del Parlamento antes que Cecilia Chacón. Según Bartra la mencionada legisladora es la mejor carta que tiene el fujimorismo para este cargo.

Pero lamentablemente los fujimoristas no la tienen todas consigo.

Jorge del Castillo, vocero del Apra, hasta hace poco socio político de FP, consideró que sería “un error político” que la bancada de Fuerza Popular intente conformar una lista “totalmente fujimorista” para la Mesa Directiva que sucederá a Daniel Salaverry.

Pero hay más. Según una encuesta nacional-urbana de El Comercio-Ipsos, ocho de cada diez peruanos consideran que la bancada de Fuerza Popular no debería presidir nuevamente la Mesa Directiva del Congreso de la República para el periodo anual de sesiones 2019-2020.

Este rechazo los fujimoristas se lo ganaron a pulso con cada uno de sus desatinos, de sus abusos que mostraban en sus actuaciones en el Congreso así como como en sus conversaciones en el Chat La Botica, donde mostraban un actitud grotesca, desafiante e irrespetuosa ante todos, asi se tratara del Presidente de la República a quien Milagros Salazar llamó “mal nacido”.

La gota que derramó el vaso.

El colmo sucedió en la última sesión de la Comisión de Ética donde Milagros Salazar, Úrsula Letona y Marco Miyashiro, integrantes de la Comisión votaron para enviar archivo la denuncia que pesaba sobre ellos sobre coordinaciones para amedrentar a congresistas de oposición y blindar a personas allegadas a FP como Pedro Chávarry. Asimismo, en los diálogos ellos recomendaban acusar en Ética a los opositores para que dejen de criticarlos.