Miraflores reforzará seguridad en zonas turísticas ante llegada del Papa Francisco

0
540
  • Comuna adoptará medidas de seguridad para garantizar la integridad de las personas que visiten los atractivos del distrito durante la visita del sumo pontífice.
  • Serenazgo distrital estará alerta ante cualquier emergencia y se contará con patrullaje constante en las principales vías del distrito.
  • Municipio tomará estas acciones del 18 al 22 de enero.

La llegada del papa Francisco al Perú ha generado el incremento de turistas en los distintos lugares donde el Santo Padre ofrecerá una misa, entre ellos, Lima. Por esa razón, la Municipalidad de Miraflores anunció una serie de medidas de seguridad que permitirán reforzar el control y orden en las zonas turísticas del distrito.

En ese sentido, se redoblará el número de serenos y se contará con el apoyo de la Policía Nacional en los principales atractivos de la jurisdicción como el Parque Kennedy, los malecones, museos y playas que se han convertido en puntos de gran concentración de turistas.

Además, las cuatro ambulancias municipales estarán habilitadas para atender cualquier emergencia que pueda presentarse dentro de la jurisdicción. También se contará con el refuerzo de la policía de tránsito y patrulleros para que los visitantes, vecinos y público en general disfruten con tranquilidad de las maravillas que ofrece el distrito.

Cabe resaltar que la moderna Central de Seguridad Ciudadana de Miraflores, recientemente inaugurada, vigilará el distrito las 24 horas del día -con sus más de 300 cámaras de videovigilancia- y estará alerta para prestar rápido auxilio en caso de alguna emergencia.
Por otro lado, los expertos en Seguridad Ciudadana del municipio miraflorino recomendaron asistir a la misa del Papa Francisco -en la Base Aérea Las Palmas- sin movilidad propia, y optar por otros medios de transporte para evitar la congestión y facilitar el tránsito de los vehículos de seguridad en caso de alguna incidencia.

Asimismo, pidió a la población estar muy atenta, pues esta celebración religiosa puede ser aprovechada por los delincuentes, por lo que sugirió no dejar la casa sola y, en todo caso, contar con una persona de confianza que viva cerca para que la vigile y de aviso ante cualquier movimiento sospechoso.