¿Mia o de nadie…? Por Octavio Huachani Sánchez

0
262

“Para que sepan todos que tú me perteneces, te marcaré la frente con sangre de mis venas…” dice el conocido vals peruano de Modesto López Otero (*)

“Somos un país de machistas y las letras de los valses hablan de ello”, confesó en alguna oportunidad el maestro Luis Alberto Sánchez quien comparó los títulos “Víbora”, “Tronco seco”, “Mala mujer” con “Flor de Azalea, Amorcito Corazón y otras canciones mexicanas que eran de su preferencia.

La reciente y brutal agresión sufrida por la joven Micaéla de Osma Sovero por parte de Martín Alonso Camino Forsyth quien no solo la golpeó sino además la arrastro de los cabellos para subirla por la escaleras, da fe de este aserto.

También el caso de la periodista Lorena Alvarez quien hizo una denuncia contra su pareja el economista Juan Mendoza Pérez quién, de acuerdo al parte policial, la habría llamado por teléfono para insultarla con palabras soeces y que, dos días después, en la madrugada, Mendoza Pérez la esperó en su domicilio, la tomó del brazo jaló y llevó a la habitación donde la tomó de los cabellos para tirarla al piso y que entonces empezó a ahorcarla mientras le decía: ‘Tú piensas que te estoy sacando la m… Tú no sabes que es sacarte la m… No me provoques, te estoy enseñando, así vas a aprender, te podría matar, pero no te voy a matar porque te quiero’.

Y en medio de los recientes casos de violencia contra la mujer, la congresista Maritza Matilde García Jiménez, aseguró que en algunas ocasiones la mujer puede sacar de “contexto a un agresor que es absolutamente sano” con frases como ‘me voy” o “te estoy traicionando’. “Esas palabras, nunca deben ser usadas por una mujer porque podrían, sin querer queriendo, motivar o exacerbar los ánimos de una persona normal”, Esto ocurrió durante el debate por el fortalecimiento de la familia. La citada  congresista por Fuerza Popular preside, aunque usted no lo crea,  la Comisión de la Mujer y Familia.

Pero la parlamentaria Maritza  García no está sola. Aún recordamos cuando el legislador de Alianza para el Progreso, Gral. ®Edwin Donayre, soltó una desafortunada frase contra la ministra de Salud, Patricia García. “Señora, ¿no? Bueno señorita, muy bien. Sí, porque las vírgenes han pasado muchas navidades, pero ninguna noche buena”, dijo Edwin Donayre, ante las risas de sus compañeros.

O cuando el congresista Roberto Vieira llamó ‘cortesana todopoderosa’ a Mercedes Aráoz y al Congresista fujimorista Rolando Reátegui al referirse a las intervenciones de su colega de bancada Cecilia Chacón, Reátegui dijo: “Ella tiene buenos pechos”.

O a Humberto Morales de Frente Amplio quien dijo: “(Marisa Glave) puede decir lo que quiera pero mi madre me enseñó una cosa: las mujeres después de ser chismosas, son mentirosas.

Volviendo a los recientes casos, la Jueza del Juzgado Penal de Turno Permanente de la Corte Superior de Justicia de Lima, doctora Fernanda Ayasta dictó nueve meses de prisión preventiva para Camino Forsyth por considerarlo presunto autor del delito de Tentativa de feminicidio contra Micaela de Osma. El caso de Juan  Mendoza /Lorena Alvarez, se encuentra en proceso de investigación.

En su defensa el economista, que acaba de renunciar a  su cargo de profesor en la universidad donde enseñaba, declaró que “jamás he maltratado físicamente a nadie, ni a una mujer”.

Para su conocimiento habría que informarle que el gobierno acaba de modificar 10 artículos del Código Penal para fortalecer la lucha contra el feminicidio, la violencia familiar y la violencia de género. Y que justamente uno de los cambios más importantes es que ahora el daño psíquico será considerado como una lesión grave, si se determina que el daño ocasionado a la víctima. De ser así, el agresor o agresora podrá ser sentenciado con una pena máxima de hasta ocho años de cárcel y una mínima de cuatro años.

Pero según la Cepal los cambios normativos en los países no bastan, pues no se aplican políticas públicas eficaces. Además, indica que los mismos no cuentan con instituciones capaces de asegurar la efectiva aplicación de las leyes.

No debemos olvidar nuestro país, con 83 feminicidios, ocupa el segundo lugar de países de la región con mayor cantidad de este tipo de crímenes.

Y que como esta vez los casos de violencia contra dos mujeres han ocurrido  en distritos medioclaseros altos en el interior de nuestro país estas agresiones se dan casi a diario.

En la región Junín, por ejemplo, los Centros de Emergencia Mujer (CEM) han contabilizado hasta 300 casos de violencia sexual. Entre los cuales, un gran porcentaje ha sido en perjuicio de los menores, en su mayoría niñas y que casi un tercio de ellas, sufrió este abuso en sus propios domicilios.

Por su parte la región Apurímac presenta los más altos índices de violencia hacía la mujer de todo el país, de acuerdo al reporte de la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza de Apurímac.

(*) Modesto López Otero nació en España, pasó su niñez en Argentina y años más tarde se nacionalizó mexicano.