¿Los viejitos son invisibles?… Por Octavio Huachani Sánchez

0
589

Don Miguel tiene 81 años y desde hace una década empezó a recorrer las calles de Lima reclamando por los derechos pensionarios de los jubilados. Lo hace llevado por ese afán de solidaridad que ha marcado su vida. De hablar y actuar pausados, los gestos de don Humberto ocultan su indignación por el desprecio de las autoridades y el desdén de las personas cuando los ven desfilar portando carteles donde manifiestan sus reclamos.

“Con el pasar del tiempo los ancianos nos hemos dado cuenta que somos invisibles para la población. Nadie se percata de nuestra presencia a nadie le interesa nuestra protesta. Los jóvenes y adultos nos miran con indiferencia como si la cosa no fuera con ellos. Pero cuidado: no se dan cuenta que nosotros somos el espejo donde se mirarán cuando se jubilen”, argumenta.

(En setiembre de este año Rafael Puyol, director del Observatorio de Demografía del Instituto de Empresas Business School, dijo que el pago de pensiones de la ONP será insostenible desde 2045. Según el especialista en el futuro, el Perú no tendría la cantidad suficiente de trabajadores en actividad para cubrir las pensiones del Sistema Nacional de Pensiones (SNP), cuyo número de jubilados seguirá en aumento por la mejora de las expectativas de vida en el país y además porque la expectativa de vida de los peruanos, calculada hace una década en 65 años, será de 77.5 años entre el 2025 y 2030, de 81.2 años entre el 2045 y 2050; es decir, habrá un mayor número de personas con más edad a las que se tendrá que pagar una pensión.

De otro lado hace pocos días se supo que según cifras oficiales de la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) los fondos de las AFP perdieron casi S/ 10 mil millones en lo que va del año. Chile, considerada como la cuna de las AFP soporta cada mes desde hace diez años, movilizaciones donde trabajadores, estudiantes y docentes protestan contra el sistema de jubilación que  fue impuesto durante la dictadura de Augusto Pinochet y diseñado por el economista José Piñera, hermano del actual presidente de ese país.  Este sistema de pensiones es la única opción de jubilación de los chilenos).

“Hace más de 18 años que los jubilados de la 19990 recibimos la mísera suma de 415 soles mensuales suma que con el descuento  del 4% para EsSalud nos queda S/.398.40 ¿Quién puede vivir con 13 soles diarios?”, pregunta quejoso.

Esa pregunta debería responderla el jefe de la Oficina Previsional de Pensiones (ONP) Diego Arrieta Elguera, quién cada mes percibe 28 mil soles de sueldo (cantidad que un jubilado obtiene en casi 6 años). Pero hay más. No hace mucho se detectó una práctica que la ONP adoptó con la finalidad perversa de frustrar judicialmente las solicitudes de los trabajadores que buscaban acceder a una pensión que asegure su vejez. Para ello la ONP contrató  a un grupo de estudios de abogados por una suma que bordeaba los 70 millones de soles. Dineros que salieron de los aportes de los trabajadores y que la ONP bien pudo haber destinado para el pago de 168,674 nuevos pensionistas.

En nuestro país el sistema previsional está constituido por tres regímenes: el de la Ley 19990, el de la Ley. 20530 (llamada celula viva) y el Sistema Privado de Pensiones. Los dos primeros son administrados por el Estado y forman parte del Sistema Público de Pensiones; mientras que el tercero es administrado por entidades privadas denominadas Administradoras Privadas de Fondos de Pensiones (AFP).

“Desde el año 2000 nuestra pensión empezó a envejecer juntos a nosotros. Desde entonces todos los gobiernos se echan la pelota: Valentín Paniagua, Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Kuczynski y ahora Martín Vizcarra argumentan que el sistema de pensiones está quebrado e insostenible y que debería hacerse una reforma pero nunca proponen nada. Peor aún, los congresistas que podrían aprobar iniciativas en favor de jubilados solo se dedican a atacarse unos a otros mientras, cada año los viejos, seguimos más pobres, aduce don Humberto.

Al respecto hay que señalar que la Comisión de Trabajo del Congreso aprobó el dictamen del proyecto de ley que declara de interés nacional el establecimiento progresivo de una pensión mensual a los afiliados a la ONP, equivalente a una remuneración mínima vital (S/.930).

Sin embargo, según el ministro de Economía, Carlos Oliva esta propuesta sería inviable. El ministro argumentó que si solo se incrementara la pensión mínima a S/930 a los pensionistas del D.L. 19990, implicaría un gasto adicional anual de S/2.060 millones”, dijo Carlos Oliva, ministro de Economía. “Eso es imposible, argumentó.

Imposible para los jubilado de la 19990 pero no para los presidentes que con apenas cinco años de “trabajo” en el Palacio de Gobierno se retiran recibiendo cada uno el mismo sueldo de un congresista es decir S/15,600 y, además desigual porque cuando uno de ellos fallece su esposa continua percibiendo la misma cantidad mientras una viuda común y silvestre solo recibe la mitad de la pensión.

Pero ese es un tema que tocaré en la próxima entrega.