Los hinchas belgas aclaman a sus “Diablos Rojos” en Bruselas

0
127

Miles de personas celebraron el cuarto logrado por Bélgica en el Mundial de Rusia 2018

Varias decenas de miles de aficionados de la selección nacional belga festejaron este domingo en Bruselas el regreso a casa de los ‘Diablos Rojos’ y su tercer puesto en el Mundial-2018, donde su selección consiguió la mejor posición de su historia en el torneo.

La Grande Place de Bruselas se tiñó de negro, amarillo y rojo este domingo. Ocho mil personas, el número máximo autorizado en ese lugar concreto por motivos de seguridad, desafiaban al fuerte calor para poder ver a los jugadores.

En las calles vecinas se habían colocado pantallas para que los hinchas pudieran seguir la ceremonia y luego la final del Mundial.

Según la policía de Bruselas, más de 40.000 personas aplaudieron a los jugadores, que el sábado ganaron 2-0 a Inglaterra en el partido por el tercer lugar.

Los 23 jugadores que volvieron de Rusia fueron recibidos primero por los reyes de los belgas y luego acudieron al Ayuntamiento de Bruselas, en plena Grande Place, con un autocar descubierto.

Raciones de patatas fritas, cerveza, ‘selfis’… Los jugadores disfrutaron relajados de la jornada y fueron apareciendo uno a uno en el balcón, ovacionados por la multitud.

“La Generación Dorada ha cumplido el reto: destronar a los héroes mexicanos de 1986 y reescribir la primera página del gran libro de la historia de nuestro fútbol. Un poco como hizo la generación Zidane (1998) enterrando a la de Platini (1982)”, subrayaba en portada el diario francófono Le Soir, con una alusión a la selección francesa, precisamente el país que eliminó a Bélgica en semifinales de Rusia-2018.

Antes del tercer puesto de esta edición, la mejor posición belga era el cuarto lugar de México-1986.

En las calles de Bruselas había un cierto resentimiento contra los franceses, antes de que éstos disputaran la final del Mundial ante Croacia.

“Este domingo, todos croatas”: la viñeta del dibujante de Le Soir Pierre Kroll resumía el sentimiento compartido por muchos belgas poco antes del inicio de la final.

(Fuente: Andina)