Liga de Campeones: Liverpool y su romance con los milagros europeos

0
297

Los Reds saben reaccionar ante la adversidad en dos de sus finales

El Liverpool parece estar emparentado con los milagros en las finales europeas. Así lo atestiguan sus dos últimos títulos de Liga de Campeones en 1984 y 2005.

El 25 de mayo de 2005, el Liverpool protagonizó una de las reacciones más impresionantes de la historia de las competiciones europeas: se repuso a un 3-0 adverso en el descanso ante el Milan en la final de Estambul para empatar 3-3 y terminar llevándose el trofeo en la tanda de penales.

Trece años después, llega una nueva ocasión para el milagro, ante el todopoderoso Real Madrid, el sábado en Kiev.

En 2005, el Liverpool, tras eliminar a la Juventus en cuartos de final y al Chelsea en semifinales, alcanzaba la ansiada final europea, para medirse al Milan en Estambul.

Los italianos se adelantaron en el primer minuto con un gol de Paolo Maldini. El argentino Hernán Crespo consiguió dos tantos más antes del descanso (39, 44), que dejaron el marcador en un 3-0 que parecía inalcanzable para los ingleses.

Pero llegó el milagro y el Liverpool consiguió reengancharse al partido en la segunda parte, con seis minutos mágicos en los que firmó tres tantos, por medio de Steven Gerrard (54), el checo Vladimir Smicer (56) y el español Xabi Alonso (60).

Con 3-3 se llegó a la resolución por penales.

Allí el Liverpool ganó 3-2. El polaco Jerzy Dudek detuvo el lanzamiento del ucraniano Andrei Shevchenko que daba el quinto título de campeón de Europa a los Reds.

En la Europa League, los ‘Reds’, en su otro título europeo del siglo XXI, cuando el torneo aún se denominaba Copa de la UEFA, también protagonizó una final para el recuerdo, en la que ganó 5-4 al Alavés español en Dortmund, con un gol en los últimos instantes de la prórroga.

Fue el tercer título del histórico club inglés en ese segundo torneo continental, tras los de 1973 y 1976.

– Victoria en Roma –
Antes del título de 2005 en Estambul, el Liverpool había ganado su anterior trofeo en esta competencia en 1984, en una final que también se puede calificar de milagrosa, ya que los Reds se jugaban el título contra el AS Roma en la capital italiana.

El Liverpool logró llegar a los penales, después de que el tiempo reglamentario y la prolongación terminaran en empate (1-1). Allí los Reds, comenzaron mal ya que Steve Nicol lanzó fuera el primer lanzamiento.

Pero el portero del Liverpool, el zimbabuense Bruce Grobelaar, logró desconcentrar a Bruno Conti y Francesco Graziani, en el segundo y cuarto lanzamientos, simulando que le temblaban las piernas.

Ambos jugadores italianos lanzaron sus disparos fuera y el Liverpool se llevó el título por 4-2 en la serie.

Ahora el Liverpool puede sumar un nuevo capítulo de milagros ante el todopoderoso Real Madrid de Cristiano Ronaldo.

(Fuente: Andina)