Latinoamérica contra Europa, la revancha de Rusia-2018

0
376

River Plate y el Chivas de Guadalajara buscarán doblegar al Real Madrid

Dos cuartofinalistas de ocho y ningún semifinalista: el fútbol latinoamericano sucumbió con claridad ante el europeo en el Mundial de selecciones de Rusia-2018, los pasados meses de junio y julio, un revés que intentará superar en el Mundial de Clubes que comienza este miércoles en Emiratos Árabes Unidos.

El River Plate argentino y el Chivas de Guadalajara mexicano tendrán allí la misión de plantar cara al Real Madrid español, ganador de las dos últimas ediciones del Mundial de Clubes y que aspira a hacer todavía más historia con una tercera corona consecutiva.

En Rusia-2018, tanto España como Argentina y México se quedaron en los octavos de final, saldando sus torneos con un resultado decepcionante, pero en la batalla de Europa contra Latinoamérica, las dos zonas principales del planeta fútbol, los primeros se impusieron claramente.

Uruguay y Brasil habían sido los únicos equipos no europeos en clasificarse a los cuartos de final y se vieron allí superados por Francia (2-0) y Bélgica (2-1), respectivamente.

Los hinchas latinoamericanos, que habían llenado de color, fiesta y buen ambiente las calles de Moscú y del resto de ciudades rusas, se veían así apeados de las rondas finales. Vieron las semifinales Inglaterra-Croacia y Francia-Bélgica como meros espectadores, igual que la final que Francia ganó por 4-2 a Croacia en el estadio Luzhniki.

El pulso perdido abrió debates sobre la pérdida de competitividad progresiva ante las potencias europeas: era el cuarto Mundial de selecciones seguido con un campeón europeo y Latinoamérica no levanta el emblemático trofeo desde que el Brasil de Ronaldo, Rivaldo y Ronaldinho lo hiciera en Yokohama en 2002.

En un artículo en el diario brasileño O Globo, el periodista Martin Fernandes analizaba entonces que la hegemonía mostrada en el fútbol de clubes se había trasladado también al de selecciones.

“La hegemonía de los clubes, fácilmente explicada por factores como la organización y el dinero, finalmente se extendió a las selecciones. Y nada indica que esta tendencia vaya a cambiar”, afirmó.

Fernandes aludía a la última década del Mundial de Clubes, donde los equipos europeos, en muchos casos liderados por estrellas sudamericanas como Lionel Messi, Luis Suárez o Kaká, arrollaron a los sudamericanos.

– El ejemplo del Corinthians –
Desde 2007, cuando el Milan se impuso en la final a Boca Juniors, todos los títulos del Mundial de Clubes han sido para formaciones europeas, con la única excepción de 2012, cuando el Corinthians brasileño derrotó en la final al Chelsea inglés.

En Rusia-2018, la tendencia pareció trasladarse también y los grandes nombres de la región tuvieron que hacer un análisis de lo que estaba ocurriendo.

“Hablar de supremacía del fútbol europeo es desconocer la realidad histórica, económica e infraestructural del fútbol. Bolivia no tiene las infraestructuras de Alemania, ni nosotros las de Inglaterra”, afirmó el seleccionador de Uruguay, Oscar Tabárez, desde la sabiduría de sus 71 años y su experiencia de 12 años al frente de la Celeste.

En el Mundial de Clubes, Europa siempre ha conseguido estar en la final, mientras que Latinoamérica ha quedado fuera de la misma en tres ocasiones, dos para dejar hueco a un equipo africano (Tout Puissant Mazembe en 2010 y Raja Casablanca en 2013) y una a un asiático (Kashima Antlers en 2016).

En el caso de México, se da la circunstancia de que es el país que más presencias ha tenido en el Mundial de Clubes, en 13 de las 14 ediciones anteriores, pero nunca ha logrado colocar uno de sus equipos en la final: los terceros puestos de Necaxa (2000), Monterrey (2012) y Pachuca (2017) son sus mejores actuaciones hasta el momento.

¿Podrán ahora River Plate y Chivas conseguir que el fútbol latinoamericano despierte en su eterna batalla contra los europeos?

(Fuente: Andina)