La insuficiente estrategia de PPK de construir infraestructura hídrica ante el desafío del agua en Perú

0
208

La Campaña #MójateXElAgua retrata en una serie de videoreportajes las historias de escasez y deficiente gestión del agua en Ica, Huancavelica y Ayacucho.

Lima, 24 enero 2017 (peruinforma.com).-

El futuro del agua en Perú está en peligro. Los decretos de emergencia emitidos por el Ejecutivo en 17 regiones del país por falta de lluvias es solo una fotografía de la escasez hídrica. La Organización Internacional del Agua alertó de que en 2025 Perú será el único país de América Latina que sufriría estrés hídrico permanente. El proyecto de Pedro Pablo Kuczynski de mejorar el acceso a agua potable y saneamiento para 30 millones de ciudadanos, sin duda, es un avance ante la impasividad de los anteriores gobiernos. Sin embargo, las Naciones Unidas demostraron hace cinco años que para hacer frente a la sequía no basta contar con mayor y mejor infraestructura sino que la clave reside en incrementar las capacidades de gestión local mediante una gobernanza transparente y democrática del agua. ¿Cómo afrontará Perú los desafíos del agua en los próximos años?

“La campaña Mójate x el Agua busca emplazar a las actuales autoridades a que adopten un conjunto de medidas para que se gestione el agua de una manera participativa, integrada e intersectorial”, afirma Ana Leyva, directora de CooperAcción.

“El enfoque del presidente PPK es adecuada en términos de atender la necesidad de la población para cubrir el acceso a agua potable de calidad, pero la gestión del agua va más allá del agua potable para las ciudades, esta tiene que ver con la agricultura, la industria, la minería, el turismo, la generación de energía, etc. Y allí todos los usuarios tenemos que ponernos de acuerdo”, declara Laureano Castillo, abogado de CEPES.

La geografía peruana supone un verdadero reto para diseñar una gestión del agua más eficiente. La costa concentra más del 60% de la población y el agua que utiliza  proviene principalmente de la cuenca del Pacífico, que tiene solo 1.8% del total de la disponibilidad hídrica. Además el 95% de la población utiliza las aguas que nacen en las zonas alto-andinas. El problema es que los Andes vienen perdiendo fuentes de agua y enfrentando problemas de sequías. En los últimos 30 años, debido al impacto del cambio climático,  los glaciares han perdido 7 mil millones de metros cúbicos, el equivalente al consumo de agua en la ciudad de Lima en 10 años.

“La Autoridad Nacional del Agua (Ana) debe fortalecerse para realizar una gestión más eficiente y garantizar la disponibilidad de dicho recurso. Actualmente, este organismo hace muy poco por la protección de los recursos hídricos. Debido a que la ANA permanece adscrita al Ministerio de Agricultura tiene un enfoque productivista”, explica Leyva.

Ica es el ejemplo más claro de la falta de rumbo en la gestión del agua. Las grandes exportadoras, que han impulsado a esta región hasta el segundo puesto en el ránking nacional, conviven con poblaciones que solo tienen acceso a agua potable una vez por semana.

“Una gestión integral del agua involucra no sólo infraestructura, sino también organización, participación consciente y responsable de los usuarios del agua. Todos los ciudadanos somos usuarios del agua”, declara Laureano.

La Campaña #MójateXElAgua retrata en una serie de videoreportajes las historias de escasez que sufren los pequeños agricultores de Ica y sus ciudadanos. Pero además recoge realidades menos conocidas impactadas por la crudeza de la sequía que está afectando a regiones como Ayacucho y Huancavelica.

La gestión de las aguas entre Ica y Huancavelica es un conflicto que se arrastra desde hace casi 70 años. Este es  una de las 153 controversias hídricas que registró la Defensoría del Pueblo entre 2011 y 2014 y que puede permanecer activa ante el recrudecimiento del impacto del cambio climático.  La suscripción del acuerdo entre ambas regiones para mejorar la gestión de las aguas es un primer paso, ya que por primera vez Huancavelica tendrá voz y voto sobre la gestión de las aguas que aporta para el riego la agroexportación iqueña.

“La gestión del agua tiene que asumir un enfoque de “abajo hacia arriba” que por lo tanto atienda de manera oportuna los problemas que se están produciendo en la micro cuenca y que para ello articule a los actores locales, esto supone un diseño distinto de los consejos de recursos hídricos de cuenca”, declara Leyva.

La gestión transparente y participativa del agua es un desafío mundial al que Perú deberá sumarse, y además es uno de los requisitos exigidos por el Organismo de Cooperación para el Desarrollo (OCDE) para su ingreso.

 

Video: Ica, la perla agroexportadora y el empobrecimiento de los pequeños productores

(Video Youtube: CooperAccion Perú)

 

Video: El agua de los Andes que riega la pujante agroexportación iqueña

(Video Youtube: CooperAccion Perú)