Justicia de Brasil arresta a socios de Temer por concesiones en puerto de Santos

0
82

Un nuevo escándalo de corrupción en Brasil acorrala a Michel Temer

El sillón presidencial de Brasil vuelve a balancearse en forma peligrosa. El jueves por la mañana, por orden del juez de la Corte Suprema Luis Barroso, la policía federal detuvo a dos amigos íntimos (y socios económicos) del presidente Michel Temer: el coronel Joao Baptista de Lima y el abogado José Yunes.

Ambos están implicados en casos de coimas que impactan en el propio mandatario. Junto con ellos fueron también a prisión, en forma temporaria, las cabezas del Grupo Libra y de la empresa Rodrimar. Esas firmas tienen grandes contratos en el puerto de Santos, que según la investigación los habrían conseguido a expensas de sobornar al mandatario y a su núcleo más íntimo.

La operación de la Federal, bautizada Skala, fue precedida por un informe del magistrado Barroso, quien sostuvo que habría fuertes sospechas sobre la “participación” de Temer en un esquema de coimas que lleva ya “20 años”.

Los investigadores dijeron que la procuradora general Raquel Dodge se apresta a concretar una tercera denuncia contra el jefe del Palacio del Planalto (casa de gobierno), y eso podría ocurrir en los próximos días. Cabe recordar que desde febrero pasado, el presidente brasileño fue blanco de dos denuncias de corrupción (en 2017) que obligaron a convocar la Cámara de Diputados para autorizar o rechazar la continuidad de las investigaciones.

En ambos momentos, el Parlamento salvó la vida política de Temer. Pero esta vez las circunstancias son diferentes. Se afirma que el titular de Diputados, Rodrigo Maia, quien además se postula como presidenciable de Demócratas (DEM), podrá operar en su contra. Y todo ocurre a apenas 7 meses de las elecciones presidenciales y legislativas de octubre próximo.

Este sería de hecho, un nuevo capítulo de la serie de “conspiraciones”, que se iniciaron para derribar a la ex presidenta Dilma Rousseff y colocar a Temer en la cúspide el poder. Así lo describió el columnista de Folha de Sao Paulo, Carlos Melo, en un artículo publicado este viernes. El jueves, al conocerse la detención del abogado Yunes, se supo que había cenado el martes con el jefe de Estado. Según los medios brasileños, Temer reaccionó con visible “indignación” al enterarse de la mala suerte de su aliado. Junto a él, fue detenido también el ex ministro Wagner Rossi.

Sobre el coronel Lima, a quien ya se lo sindica como testaferro del propio Temer, la orden de arresto partió del juez Barroso. El magistrado indicó que la empresa Argeplan, de la que es dueño Lima, “se capitalizó rápidamente” con recursos de empresas interesadas en obtener contratos con el puerto de Santos.

En consecuencia, el coronel se transformó en un sospechoso de captar recursos irregulares a favor del jefe de Estado. Los abogados del coronel (de la Policía Militar), rechazaron que Joao Lima esté involucrado. Advirtieron, además, que su estado de salud es “muy delicado” ya que sufrió recientemente un derrame cerebral.

La orden judicial de Barroso se surgió de las investigaciones contra Temer por “beneficios indebidos”, que se tramita en el Supremo Tribunal Federal. El juez indicó que las empresas mencionadas se vieron altamente beneficiadas por decretos firmados por el presidente brasileño.

Al estallar esta nueva crisis política Temer decidió suspender un viaje a San Pablo por Semana Santa. De acuerdo con la casa de gobierno, el presidente debe permanecerá en Brasilia para reunirse con sus asesores y con distintos jefes políticos.

(Fuente: Nodal)