“Injusto maltrato a pareja chilena”…Por: Ricardo Sánchez Serra

0
462

Las terribles peripecias de la pareja chilena, Jorge Tovar Pérez y Rosario de los Ángeles Madueño Atalaya, encarceladas por un incompetente Poder Judicial y que dejaron por los suelos la imagen del Perú, no deben repetirse jamás.

No es la primera vez que opinamos que las leyes en el país deben ser rígidas, porque dejar a los jueces cierto albedrío o es camino para la corrupción o es una vía para la injusticia.

Y en este último caso, jueces y fiscales han mostrado ineptitud. Los acusan de trata de personas cuando obviamente y con dos dedos de frente, es un delito en la entelequia de mentes con una total falta de preparación y de búsqueda de una mala entendida fama y que lograron notoriedad, pero maléfica, pues arruinaron no solo su reputación, sino la del país, convirtiéndonos en una nación de las cavernas, jurásica; y lo peor de todo es que hicieron daño a una familia, a los bebes que necesitaban el calor de la madre y su lactancia; a la madre, a quien destrozaron psicológicamente y la hicieron sufrir y al padre, con toda la secuela de mortificaciones.

Esos jueces y fiscales no tienen perdón de Dios y todavía la innombrable fiscal es una necia, porque seguirá acusando a la pareja.

Gracias a los medios de comunicación ese matrimonio no continúa encarcelado. Había que abofetear al Poder Judicial para que reaccione, por eso es necesaria su reforma total para que ningún incompetente se quede.

Y fíjense la incongruencia, a un asesino de su expareja le colocan nueve meses de prisión preventiva y al matrimonio chileno por delitos fantasmas le imponen doce meses. Esa potestad de los jueces es pura basura.

A Jorge Tovar Pérez y a Rosario de los Ángeles Madueño Atalaya, continuando la injusticia, les han dado comparecencia restringida y cada mes tiene que ir al juzgado a firmar un cuadernillo.

Ellos deben volver a su país -con sus hijos- y de ahí responder las preguntas del Poder Judicial. ¿Quién los va a mantener aquí y todavía por un desatino de un par de ineptos que “dicen” administrar justicia?

Ellos no cometieron ningún delito.

La verdad, lo sucedido da vergüenza. Mucha vergüenza.