Como implementar adecuada Gerencia de la Felicidad en empresas

0
399

Está demostrado científicamente que la felicidad en el trabajo es un catalizador de la productividad laboral. Por ello, el nuevo desafío de la gestión del talento humano en las empresas apunta a facilitar procesos de transformación personal en los trabajadores, que los ayuden a encontrar un sentido y utilidad a lo que hacen, así como a desarrollar relaciones positivas con sus compañeros; dos componentes que impactan en la felicidad de las personas.

Para Freddy Kamt, director comercial del portal de búsqueda y publicación de empleos Bumeran.com, es de allí de donde parte la importancia de implementar una buena Gerencia de la Felicidad en las empresas, que no sólo promueva buenas prácticas que aporten a un mejor ambiente laboral, sino que, sobre todo, brinde a cada colaborador las herramientas adecuadas para que pueda cambiar esos hábitos que no favorecen su felicidad, por aquellos que sí la promueven.

“De esta manera, el trabajador podrá alcanzar esa disposición emocional y compromiso que lo llevará a desarrollar todo su potencial y a disfrutar de su trabajo por encima de cualquier contingencia o problema. Por otro lado, servirá como un agente de cambio para sus compañeros, que lo más seguro es que se contagien de su entusiasmo, mejorando así el compromiso y productividad de todo el grupo y la rentabilidad de la empresa”, señala el representante del portal de empleos líder en Latinoamérica.

Conscientes del gran impacto que tiene la ciencia de la felicidad en los negocios, Bumeran y el Instituto de Desarrollo Económico de ESAN, han hecho una alianza estratégica para impartir un innovador curso de Gerencia de la Felicidad, dirigido a profesionales de todo rubro que deseen aprender mejores prácticas de gestión humana e implementarlas en sus empresas. Aquí algunos beneficios de esta metodología administrativa:

1- Incrementará los niveles de compromiso y mejora la productividad de las personas.

Un colaborador feliz -no importa cuál sea su cargo-, por lo general ha encontrado el sentido y la utilidad a su labor. Por ello, la realiza con optimismo y compromiso, siempre con gran disposición para resolver cualquier problema. Además, conoce su potencial y sabe manejarlo para sacar adelante cualquier proyecto, dando todo de sí mismo y con menos probabilidades de equivocarse, ya que piensa menos en los errores y eso lo ayuda a no cometerlos. Según un estudio del Dale Carnegie Institute, un trabajador comprometido es 202% más productivo que uno no comprometido.

2-Reducirá los niveles de ausentismo y de rotación de la empresa.

Un trabajador feliz no necesita cambiar de trabajo -o lo hará sólo por motivos de fuerza mayor-, convirtiéndose además en el mejor embajador de su centro laboral, puesto que hablará bien de su institución, ayudando a que otros y mejores talentos quieran trabajar allí también.

3-Disminuirá costos relacionados a salud.

Por lo general se trata de personas saludables, ya que buscan para su vida hábitos que promueven el bienestar físico, mental y emocional, que ayuda a prevenir desde las enfermedades más comunes como las indigestiones y resfríos, hasta los males de la época como el estrés o la ansiedad, cuyo tratamiento siempre es más largo y costoso.

4-Minimizará tiempos improductivos por chismes de pasillo.

Las personas felices desechan malos hábitos como el vivir comparándose con los demás y envidiando aquello que no se tiene. Por el contrario, se enfocan en sus metas y son capaces de alegrarse con los logros de otros, permitiéndoles adaptarse a distintas personalidades y poder trabajar muy bien en equipo.

  1. Reducirá costos generados por robos.

Este es un hábito que sin duda no tiene un trabajador feliz, quien además respetará y cuidará su centro laboral como si se tratara de su propia casa.