Región Apurímac busca imponer record nacional con proyecto de reforestación Sacha Tarpuy

0
492

Apurímac, 12 marzo 2017 (peruinforma.com).-

El Proyecto Sacha Tarpuy del Gobierno Regional de Apurímac sembró en estos dos años aproximadamente 17 millones de plantones en 18 mil has en el ámbito regional de Apurímac, cuyas especies son pino, árboles nativos y eucalipto en el marco del mayor plan de reforestación de su historia, con el que pretende imponer un récord a nivel nacional.

“Estamos sembrando más de 17 millones de plantones, generando más de 117 mil jornales por año de los cuales el 32% son ocupados por mujeres, reforestando aproximadamente 18 mil hectáreas de terreno con especies diferentes”, expresó el gobernador regional de Apurímac Mg. Wilber F. Venegas Torres durante un recorrido de supervisión en las alturas de la provincia de Aymaraes a 3600 msnm.

El gobierno regional promueve el “más ambicioso” proyecto de reforestación de la historia apurimeña y nacional, con miras a establecer la adaptación al cambio climático y un record de la mayor cantidad de plantones sembrados con la mayor cantidad de jornales en las 07 provincias de Apurímac. En estos dos años de gobierno que quedan se tiene proyectado alcanzar a los 30 millones de plantones sembrados en más de 30 mil hectáreas.

El gobierno de Venegas también promueve planes contra el calentamiento global desde un cambio en la comunidad y resaltó la importancia del proyecto “Mejoramiento de la gestión comunal para el desarrollo de la actividad forestal”, que también se encarga de sensibilizar e implementar las herramientas de gestión como los planes de desarrollo y el estatuto comunal de las comunidades en el ámbito regional, fijando una visión participativa que incluye el tema forestal y de medio ambiente.

Asimismo, precisó que hasta la fecha fueron forestadas más de 18 mil hectáreas y se han sembrado aproximadamente 17 millones de plantones en toda la región, fortaleciendo la producción en los viveros en un 110% para garantizar las plantaciones pendientes y los impactos negativos de los fenómenos naturales.
Con la recuperación de tierras deforestadas, se tiene previsto mejorar el régimen hídrico y el paisaje, rescatar especies de flora y fauna, reducir la erosión del suelo, recuperar la cobertura forestal y los servicios eco sistémico.

“La reforestación es un negocio social, económico y ambiental a largo plazo y requiere inversión pública y privada”, anotó.
Otros aliados estratégicos son las comunidades campesinas, los gobiernos locales y los organismos internacionales.