“Fujimori: La triste fama de un ex presidente”…Por: Octavio Huachani Sánchez

0
255

Lima, 05 de abril de 2017 (peruinforma.com/Escrito por Octavio Huachani Sánchez).-

Hasta en dos oportunidades logró que su nombre figurara en las primeras planas de mundo. La primera vez fue hace 25 años, cuando rompió el orden constitucional de nuestro país y tomó por asalto el Congreso de la Republica, el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura, el Tribunal de Garantías Constitucionales, y el Ministerio Público.

También varios medios de comunicación fueron intervenidos por el ejército, así como las sedes del Colegio de Abogados de Lima y de la Confederación General de Trabajadores del Perú (CGTP).

En su mensaje por televisión Fujimori dijo: “Como presidente me he sentido en la responsabilidad de asumir una actitud de excepción para procurar aligerar el proceso de reconstrucción nacional en que estoy empeñado. Por eso he decidido tomar las siguientes medidas. Primero: Disolver, disolver,  temporalmente el Congreso de la República (…) Segundo: Reorganizar el Poder Judicial, el Consejo Nacional de la Magistratura, el Tribunal de Garantías Constitucionales y el Ministerio Público para una honesta y eficiente administración de justicia. Tercero: Reestructurar la Contraloría General de la República (…) Como ciudadano elegido por las grandes mayorías nacionales solo me anima el deseo de lograr la prosperidad y la grandeza de la nación peruana y ello solo será posible a través de una profunda transformación del Estado y sus instituciones”, aseguró aquella vez.

Pero el objetivo de Alberto Fujimori era emprender una reforma del Estado que le facilitara el control total sobre el aparato estatal para lograr perpetuarse en el podery lograr enriquecerse.

Los actos ilícitos cometidos por Alberto Fujimori, pueden ser resumidos de la siguiente manera:El desvío de fondos del Estado para la adquisición de equipos de interceptación que se utilizaron para “chuponear” a periodistas y políticos de oposición.El uso ilegal de más de US$2 millones para la adquisición -a través de testaferros- del 75% de acciones de un canal de televisión y la línea editorial de un diarioy además, de haberse apropiado de US$15 millones provenientes de los recursos públicos para beneficiar ilegalmente a su asesor Vladimiro Montesinos.

La segunda vez fue cuando su nombre figuraba entre los diez ex líderes más corruptos del mundo, ocupando el séptimo lugar. Esto de acuerdo con el Informe del Global de Corrupción de la organización Transparencia Internacional. En dicha investigación se da cuenta de los fondos supuestamente malversados por políticos en las dos últimas décadas.

Los primeros lugares fueron ocupados por Mohammed Suharto, que gobernó Indonesia y habría robado entre US$15.000 y 35.000 millones.El ex presidente filipino Ferdinand Marcos, que habría malversado fondos por hasta US$10.000 millones. Luego sigue el ex presidente de Zaire, Mobutu SeseSeko, que se había apropiado de  US$5000 millones.

Entre los latinoamericanos figura Alberto Fujimori, quien fue sentenciado por la malversación de fondos de alrededor de US$600 millones durante la década del 90.

El 5 de abril del 2014, Alberto Fujimori, escribió una carta en la que aseguraba que “no es exacto que fue un golpe de Estado” lo ocurrido en 1992, y que tampoco fue “un día funesto para la institucionalidad democrática”.

¿Alguien puede creerle?