Estudiar dónde: ¿Colegio público o privado?… Por Octavio Huachani Sánchez

0
236

La última huelga de los maestros, que dejó a sus alumnos abandonados a su suerte por 52 días, ha hecho que muchos padres de familia volteen sus miradas hacia los colegios particulares aunque para ello tengan que hacer ajustes en su economía familiar.

De hecho esta situación no es nueva. Aunque hace unas cuatro décadas las familias de distritos medioclaseros ya enviaban a sus hijos a colegios como La Salle, Salesianos, San Agustín o Santo Toribio de Mogrovejo, entre otros; ahora son las familias que habitan en zonas de bajos ingresos, las que están optando por enviar a sus hijos a “los nuevos” colegios privados aunque estos carezcan de patios para deportes o ceremonias y no tienen amplios salones o pasillos, pero están convencidos que  la calidad educativa es mejor.

Por supuesto, dicha creencia no siempre es correcta. Muchos de esos colegios resultan siendo una estafa porque brindan una educación pésima, peor que las escuelas públicas, aunque existen colegios privados que producen mejor calidad educativa que los públicos, y es ahí donde se debe mirar.

Es menester que el ministerio de Educación no solo revise y actualice no solo la curricula escolar sino su pertinencia y la utilidad de los contenidos a fin de tenga una real articulación con la universidad o la preparación para enfrentar el mundo laboral.

Según el informe de resultados PISA 2015, la gestión privada alcanza mejores resultados que la pública. Pero es importante señalar que cuando sus costos son menores, los salarios de los maestros también. En el 2016, por ejemplo, la media de ingresos mensuales de un docente de escuela pública era S/1,624 frente a los S/1,279 de ingresos mensuales del docente de escuela privada. Ahora que los profesores de escuelas públicas ganan 2 mil soles mensuales es casi imposible que los promotores de los colegio privados nivelen los sueldos de sus docentes, a menos que suban el precio de las pensiones lo cual es improbable porque alejaría a los padres de familia de sus aulas.

Por otro lado las cifras demuestran que en los centros educativos de gestión estatal la relación alumno/centro educativo es en promedio 293, mientras que en el sector privado es de 146 alumnos por centro educativo; como puede verse, en los centros públicos existe el doble de concentración que en los privados.

Un termómetro que nos puede ilustrar más, lo que ocurre anualmente es la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde el 65%  de ingresantes proviene de colegios nacionales y el 35% de colegios privados. Aunque en los últimos proceso la brecha se ha acortado y hoy se puede afirmar que es de 60% a 40% de ingresantes.

Como se sabe San Marcos recibe años tras año, más 40 mil postulantes para las 5 mil vacantes que ofrece y es la universidad que recibe la mayor cantidad de aspirantes a estudiar una carrera profesional.